AL BAT: LA COSA SE CALIENTA

Por Jesús Alberto Rubio //

-Hasta la noche del lunes: Judge, 44; Stanton, 55; Chapman ¡la llegó a 104 y K!; Ichiro, 2,078 H; Boston y Dodgers a 4 cada uno para asegurar título divisional y avanzar a postemporada; “El Titán” figurará como bat emergente; en NY, juegazo de Jaime García, en 5 2/3 y aún no gana su primer juego con Mulos; Mueren Gabriel Lugo y John Dave Hilton); Christian Villanueva debutó con Padres de San Diego; Shohei Ohtani, un talento único rumbo a las Grandes Ligas; ¿y hasta dónde llegarán esta vez los Cachorros de Chicago…?

-Sobre Ohtani, lo invito: (https://twitter.com/beisrubio?lang=es)

Exacto, la cosa se calienta en la Gran Carpa.

Y es que se acerca a pasos agigantados la postemporada y pues agárrese.

Vamos con los NYY, que marcan el paso por el primer comodín, con una diferencia –antes de la jornada del martes– de cinco juegos y 12 por disputar.

A su vez, Minnesota ocupa la segunda plaza, un juego y medio por delante de los Angelinos de Los Ángeles, que el lunes tuvieron la noche libre.

Y si el orden se mantiene, Nueva York recibiría a los Mellizos en un juego de vida o muerte el 3 de octubre.

O sea, el Wild Card.

¡Más de los Mulos?

David Robertson (9-2 tiene 5-0 desde que los Mulos le trajeron de vuelta a Nueva York tras un canje con los Medias Blancas de Chicago, en julio.

Y “nuestro”! Jaime García: caray, el zurdo sigue sin ganar en siete aperturas con Nueva York desde que les llegó, precisamente, de Minnesota.

En su reciente salida ante los Twins, estuvo formidable: ponchó a cinco de los primeros seis bateadores que enfrentó y no permitió una carrera limpia en 5 2/3 innings. Lució como en sus mejores momentos cuando lanzaba con Cardenales de San Luis.

Terminó con nueve ponches, igualando su mayor total de la campaña.

Ojalá y haya visto el juego que dejó empatado a 1.

Partido que Chapman terminó con un sonante K con un lanzamiento a una velocidad de 104 millas por hora.

Así como no queriendo.

28 y cuentan

Aaron Judge: marcó en el Yankee Stadium su jonrón 28 en su año de debut y empató a Giancarlo Stanton, quien también este año lleva esa cantidad en un mismo estadio, el Marlins Park. Ya sabe, el toletero es el No. 1 de la Nacional con 55.

Esos 55 de Stanton son la segunda cifra más alta en MLB desde los 58 que conectó Ryan Howard con los Filis en el 2006.

Ahora es uno de los tres Yankees en conectar 44 o más cuadrangulares desde 1962, como sucedió con Alex Rodríguez (54 en 2007) y Tino Martínez (44 en 1997).

Otro dato: sus 28 obuses en el Yankee Stadium superó a los 26 que dio Curtis Granderson en 2012.

Roger Maris, en 1961, dio 30 de sus 61 en ese mismo histórico escenario.

Con los NYY luchando por la postemporada, Judge ha alcanzado bases en 14 partidos consecutivos, recolectando siete jonrones y 14 carreras impulsadas en ese lapso.

En ritmo, el muchacho.

Recordemos: sólo un novato ha pegado más jonrones en su primer año claro, en MLB: Mark McGwire, que bateó 49 para los Atléticos de Oakland en 1987.

Pero, ya sabe: “inspirado” con algunas cosillas que todavía no estaban prohibidas.

Por no dejar.

Volviendo a Judge:

Para Rolando Mora/Marketing Manager/Z5 Media, Inc. (Z5Media.com), no hay vuelta de hoja: ganará el título de jonrones en la Liga Americana.

Tiene razón.

Y como anda “caliente”, a pesar de sus frecuentes K y B, de aquí al 30 de septiembre pudiera llegar a los 50, Dios mediante, diría mi compadre Paco Martínez.

Bien, Rolando y saludos.

Lamentable:

Gabriel Lugo, toletero de alcurnia, miembro del Salón de la Fama del Beisbol de México (ingresó en el año 2000), falleció el pasado lunes a sus 71 años de edad –diabetes—en su tierra natal, El Fuerte Sinaloa. Fue campeón bat (.309) con Mochis en la temporada 1968-69.

También murió en Phoenix John Dave Hilton (67), de muy gratos recuerdos en la LMP, especialmente en Ciudad Obregón, y quien tuvo oportunidad de jugar en Ligas Mayores (Padres, de 1972 a 1975). También jugo en Japón para Yakult Swallows y Hanshin Tiger.

En República Dominicana también murió Miguel González, un pitcher de Ligas Menores en la organización de los Orioles de Baltimore. ¿La causa?: serias heridas que sufrió en un accidente automovilístico. (Carajo, otro pelotero más muerto en las carreteras de ese país hermano).

Descansen en paz.

HÉCTOR BARRIOS FERNÁNDEZ:

Agradezco el tiempo que se toman todos los lectores en leer y analizar las colaboraciones que enviamos. Entre todos trabajando así en equipo logramos acrecentar nuestros conocimientos beisboleros, a la vez que contribuimos a su difusión.

Y acota: “Licenciado, sin duda tus trabajos son invaluables para los que tenemos por afición el béisbol. No tengo idea de a cuántas personas llegarán, pero deben de contarse por miles. Me siento muy orgulloso y honrado de que te des el tiempo de tomar en cuenta mis modestas colaboraciones.

Además como dijera Kirk Douglas: Me siento más orgulloso por cómo manejas tu éxito que por tu éxito. Saludos y un abrazo”.

CESÁREO SUÁREZ NARANJO

Buena, más bien: “¡muy buena!”, la narración de Héctor Barrios F. Se me olvidó comentarte algo – que yo YA sabía -, respecto a la anterior semblanza que hizo, de los fines del Siglo XIX. Mira: a pesar de lo limitado de mi Tablet, ¡la cantidad de libros que he bajado!, unos poquitos sobre beisbol (todo en ingles).

Uno de ellos “El Diccionario de Beisbol”. Y una de las notas (por llamarle así) es sobre “The Baltimore Chop”.

Al hablar de Báltimore, se refiere a ese equipo donde John McGraw, el Tío Wilbert Robinsón, Wee Willie Keller, etc, militaban; y, en cuanto a la palabra “chop”, la traducen literalmente como “hachazo”, aunque dan otra connotación más entendible, la de “machucón”, que todos conocemos, y que sale cuando no se puede hacer contacto fuerte con la pelota.

Refiere, la nota, que estos jugadores buscaban batear el machucón, pero de manera “muy intencional”, para que la bola diera botes altos en el pasto, antes de llegar al alcance del fildeador, lo que les daba tiempo de embasarse.

Y, ¿qué crees? Desde 1979, año en que ingresaron los Azules de Coatzacoalcos, y en la oportuna visita de los Ángeles de Puebla, dirigidos por Jorge Fitch, pude observar (¡y desde entonces permaneció dándome vueltas en la cabeza!) que los jugadores tales como el Houston, Zamorita, Elguezabal, Lora, etc., buscaban dar “ese” tipo de batazo, “sin hacer swing horizontalmente, sino moviendo el bat ligeramente de arriba hacia abajo. ¡No cabe duda, que nunca se acaba de aprender. Saludos.