La gestión exitosa de Omar Canizales

 

Vuela Cercas

Falta poco para que el próximo día 3 de abril se inicie la temporada 2016 de las grandes ligas, con los juegos inaugurales en que los Piratas de Pittsburgh enfrentarán a los Cardenales de San Luis en el estadio «PNC Park» de Pittsburgh y por otra parte el trepidante choque entre los campeones mundiales reinantes que son los Reales de Kansas y sus grandes rivales los Mets de Nueva York en el Estadio Kauffman de la ciudad de Kansas, que será como una reedición y posible revancha del último Clásico de Otoño.

Antes habrán de desahogarse los juegos del llamado «spring training» o pretemporada selectiva de primavera que se desarrollarán a partir de los primeros días del próximo mes de marzo tanto en la Liga del Cactus en Arizona (Cactus League) como en la Liga de los Cítricos en Florida (Citrus League), y a partir de los resultados que se susciten en esta pretemporada selectiva y de acondicionamiento físico sean elegidos por los mánagers y gerentes deportivos los peloteros que conformarán los rosters oficiales de los 30 equipos que componen las famosas Ligas Mayores o Grandes Ligas, también conocidas en conjunto como la Gran Carpa para dar paso a que el próximo día 3 de abril se cantará el playball y comenzará la emoción que provoca nuestro amado «Rey de los deportes» tanto en la Liga Nacional o «viejo circuito» como en la Liga Americana o «circuito joven».

Además habrá qué desear y esperar que al igual que la temporada anterior, también en ésta haya oportunidad que debuten en el doctorado del beisbol varios peloteros aztecas que han descollado jugando en invierno en ligas profesionales de Latinoamérica o en las de sucursales de los grandes equipos y podrían ser promovidos, como pudieran ser Terance Marín, Amadeo Zazueta, Alex Liddi, Héctor Daniel Rodríguez o Sebastián Valle, entre algunos peloteros más que se dice podrían recibir invitación a probarse y buscar un espacio en la cancha grande; además de los peloteros que ya han desfilado por los máximos circuitos y por razones diversas han tenido que buscar la oportunidad de volver a las ligas superiores haciendo trabajo en equipos de triple A y mostrando que aún tienen potencial como para retornar y triunfar de nuevo en el nivel más alto de nuestro amado deporte Rey.

 

Atinada gestión de Omar Canizales

La coronación de México en la pasada edición de la Seriebeisbol_21 del Caribe correspondiente a 2016, efectuada en Santo Domingo, República Dominicana, puede considerarse un éxito ocurrido a partir de la buena gestión en que incurrieron la directiva de la Liga Mexicana del Pacífico que preside Omar Canizales y los directivos de los diversos equipos que la conforman, especialmente de los Venados de Mazatlán, el conjunto campeón de la recién terminada campaña 2015–2016, que encabezan José Antonio «Toñeque» Toledo Ortiz y don Antonio Toledo Corro, ya que gracias a la afortunada labor de concertación y al gran espíritu de cooperación de todos, se logró el armado de un extraordinario seleccionado que hizo buenos los pronósticos de ser el conjunto de peloteros más armónico y con la máxima capacidad para haber sido considerado el favorito a obtener el título de campeón del certamen regional beisbolero profesional más importante de Latinoamérica que involucra a Cuba, Puerto Rico, Venezuela, República Dominicana y a nuestro México, países en los que indudablemente se genera el mejor juego de conjunto y además los mejores peloteros en lo individual, y son potencias para surtir de muy buenos jugadores a equipos de las grandes ligas del «Rey de los deportes». Cabe señalar que mucha actividad tuvieron para apoyar a Canizales en la tarea concertadora algunos directivos de Charros de Jalisco, como Armando Navarro Peña, Salvador Quirarte Villaseñor y Jaime Castro, quienes por cierto acudieron acompañados de un gran número de aficionados mexicanos a apoyar a la escuadra mexicana y por ende a compartir el sabor de las mieles del triunfo.

 

Mazatlán hizo historia en dominicana

venados mazatlanwinEl equipo mexicano superó con claridad a los otros cuatro equipos concursantes e hizo historia al culminar invicto al ganar los seis partidos que disputó, porque era un verdadero trabuco y gracias al trabajo de concertación se logró integrar a los mejores refuerzos para apuntalar a los Venados de Mazatlán, que aun siendo los campeones de la temporada 2015–2016 de la Liga Mexicana del Pacífico no contaban necesariamente con el mejor conjunto pieza a pieza y posición por posición, de ahí que reforzándosele adecuadamente se consiguió ese citado superequipo, siendo del roster de 28 peloteros permitidos, 14 jugadores integrantes de «Venados» y 14 elementos provenientes del resto de los equipos, entre ellos el lanzador abridor Terance Marín que fue enrolado para servir como relevista largo o intermedio y lució espléndidamente, coadyuvando al triunfo del seleccionado representativo de nuestro país, así como el multiusos italiano Alex Liddi, ambos peloteros que son jugadores de los Charros de Jalisco.

Hay que recordar que aunque es una costumbre o tradición que se respeta, el seleccionado de México que acude a la Serie del Caribe no debe ser necesariamente sobre la base más amplia del roster del equipo campeón de la temporada correspondiente de la Liga del Pacífico, pues técnicamente debe ser un seleccionado designado en forma concertada entre el presidente de la Liga y los directivos de todos los 8 equipos que conforman estructuralmente la organización de beisbol profesional mexicana de invierno, y en esta ocasión fue muy exitosa la elección de los peloteros que vistieron la franela de México.

 

Esperamos mayor respaldo al beisbol

México es el monarca del beisbol profesional en Lbeisbol copyatinoamérica y es bueno se reconozca así por las autoridades y además se genere un nuevo impulso a la promoción del «Rey de los deportes» tanto en respaldo a los equipos y ligas profesionales como a buscar la mayor participación de la sociedad, especialmente de la niñez y la juventud, sin dejar de pensarse en involucrar también a quienes son ya veteranos, ojalá que la recepción que el Presidente de la República otorgó en la residencia oficial de Los Pinos tanto al equipo que recientemente se coronó en Santo Domingo como a los directivos de la Liga Mexicana del Pacífico y de los equipos que la integran, sirva como valioso estímulo para que se aprecie mejor a nuestro deporte amado, siendo lo deseable el que tras el festejo haya un sólido respaldo presidencial y no quede solo en la emotiva bienvenida y el reconocimiento por el gran triunfo logrado y que, así pues, pronto se noten los apoyos gubernamentales para que más mexicanos practiquen y disfruten el emocionante juego de pelota, coadyuvando al fomento deportivo para el abatimiento de causas que provocan incremento de la delincuencia.

La contienda regional celebrada recientemente en Santo Domingo congregó a muchos aficionados que hicieron ambiente a favor de sus equipos, provenientes de Cuba, Puerto Rico, Venezuela y México, distinguiéndose la importante delegación venezolana, pero más aún la muy numerosa cantidad de aficionados mexicanos, lo que contrastó con la baja presencia de la afición local, toda vez que al parecer hubo fallas en la estrategia de promoción y comercialización de los boletos de ingreso a los partidos, además que se dice el costo fue demasiado alto para el nivel en que ahora se encuentra la economía de República Dominicana, pero especialmente por una insana actitud de choque entre directivas y aficionados radicales que provocaron el desinterés popular en concurrir a los encuentros a pesar de ser estupenda oportunidad de apreciar a los mejores beisbolistas latinoamericanos y también varios buenos peloteros oriundos de Los Estados Unidos de América.

 

Apatía en Puerto Rico y Dominicana

f0028347Ya desde la edición 2015 de la Serie del Caribe, ocurrida en San Juan de Puerto Rico, se notó apatía de fanáticos puertorriqueños y eso obliga a la directiva de la organización beisbolística caribeña a efectuar un objetivo análisis a efecto de encontrar la forma de reactivar el ánimo de los aficionados al «Rey de los Deportes» en República Dominicana y Puerto Rico, donde ya se vio claramente que hay problemas y debe procurarse atención urgente a fin de evitar se acentúen en detrimento de la exitosa realización de las próximas ediciones del máximo certamen caribeño de la pelota caliente profesional de invierno en esos países hermanos, existiendo la duda sobre las condiciones socioeconómicas que pueden imperar en Venezuela, donde está agendado se efectúe la edición 2018 de la competencia, ya que la correspondiente al próximo año 2017 será en Culiacán y ahí como en cualquiera de las otras 7 plazas donde existen equipos profesionales de beisbol invernal en México está asegurado el éxito cuando sea escenario de futuras ediciones de la justa.

 

México, el mejor en organización de series del Caribe

mexico (1)México es, sin duda, el país que ofrece las mejores condiciones para asegurar el éxito de la Serie del Caribe en los años por venir, ya que tanto los escenarios deportivos como la infraestructura general de las ciudades son lo mejor para el desarrollo de la competencia y hay toda la seguridad y estabilidad para mantener las expectativas en razón de la situación económica y el insuperable ánimo participativo de la afición mexicana que, como suele ser usual, atiborrará los estadios en cada uno de los juegos, de ahí que, además de la edición a efectuarse el año siguiente en Culiacán, la organización caribeña de beisbol debe pensar seriamente en generar una sinergia adecuada a efecto de aprovechar las ventajas que México ofrece y a fin de procurar el necesario éxito que prohíje preservar la consistencia de la competencia para que año con año se realicen más ediciones de ella en ciudades mexicanas.

 

El sueño de organizar serie del Caribe de Charros

charros presion fbY un sitio ideal para efectuar la próxima que sea asignada a nuestro país después de la de 2017 en el nuevo estadio de los Tomateros de Culiacán será el Estadio Panamericano en Zapopan, que es la casa de nuestros Charros de Jalisco, lo que deberá ocurrir quizá en 2019 tras la edición de 2018 que está prevista a desahogarse en tierra venezolana o incluso en ese año si es que llega a darse una adecuada concertación a efecto que Jalisco sea el anfitrión y se traslade a Venezuela para el subsecuente.

Ojalá que entonces sea Charros de Jalisco el equipo base de la selección mexicana al lograrse el ansiado título en la Liga Mexicana del Pacífico, lo que suena probable dado que en la próxima a iniciar en octubre el equipo tendrá una estructura muy sólida y será el favorito para coronarse como la afición lo anhela y ya lo merece.

@salvadorcosio1
opinión.salcosga@hotmail.com