¡México invicto!, ¿realidad o espejismo de su beisbol?

Mexico Serie del Caribe

Desde que las Series del Caribe nacieron en 1949, en 12 ocasiones el campeón no ha perdido juego alguno. Hoy en día al serial asisten cinco países y cada uno al menos tiene un representante de la hazaña, habiéndose unido este mes, los Venados de Mazatlán.

Hay quien podría considerar que el roster del tricolor en 2016 es el mejor de todos los tiempos. Para unos será una aberración, para otros un sueño; pero está también quien así lo estime. ¿Es posible comparar a Jorge «El Chato» Vázquez o Alex Liddi con Héctor Espino, Celerino Sánchez, Andrés Mora o inclusive Matías Carrillo para estar más en el presente?

Sin embargo, también sabemos que el beisbol no es una disciplina de individualidades sino un deporte colectivo donde no hay mayor impacto que el aspecto de conjunto y comprensión.

En la pasada Serie Mundial, los Reales ni por asomo contaban con mejor staff que los Mets y aun así no dejaron duda de cuál fue y es el mejor. ¿Será lo mismo en 2017, 2018 o más allá? Quizá, pero hay algo que no podemos menospreciar: quien gane esos clásicos lucirá como pocos. Y no obstante, siendo el mejor en dicha serie, ¿realmente será el mejor del momento?

Con 9 cetros en Series del Caribe, suficiente para el tercer lugar de todos los tiempos o en dos etapas que comprenden 12 años de 1949 a 1960 más 46 de 1970 a la fecha, aquel monto atrás de República Dominicana (19) y Puerto Rico (14), México ha ganado tres de cuatro más recientes, 4 de 6, 5 de 12 o 6 de 15, abarcando desde 2002 a la fecha. Es el mismo total que el poderoso representativo dominicano en el lapso, que también se adjudicó 2001 para encabezar el siglo con 7. No es cualquier cosa y cuando menos revela que el beisbol mexicano ha crecido considerablemente, aun cuando en cuestión de nativos en Grandes Ligas nuestro país aún esté relegado con 118 debutantes; 642 de Dominicana; 341 de Venezuela; 253 de Puerto Rico; y 193 de Cuba. Conste, siendo que el primer mexicano —Melo Almada— llegó a la Gran Carpa en 1933 y desde entonces se han ido uniendo el resto de miembros de la Confederación del Caribe, el primer cubano lo hizo en 1871: Esteban Bellán.

De hecho, el primer japonés fue Masanori Mirakami en 1964 y con Tsuyoshi Wada, habiendo sido el último desde 2014 (8 de julio), van 62 en total. Dicho de otra forma, considerar al mejor beisbol del mundo como el termómetro no necesariamente sería correcto. Canadá suma 244 desde el estreno de Bob Addy, curiosamente también en 1871 como Bellán. ¿Se trata de una nación por encima de las islas del Caribe? Sintetizando, imperan muchos factores a veces hasta desconocidos.

image020

Aquellos Naranjeros de 1976

El staff de los Naranjeros en 1976 incluía a Francisco Barrios, Vicente Romo, George Brunett, Rich Hinton; 4 ligamayoristas en la rotación más Eduardo Acosta.

En 1986, Mexicali llevaba a Héctor Heredia, Ramón Serna, Alfonso Pulido, Luis Trinidad Castillo y de cerrojo a Jim Leopold, entre otros.

Con Culiacán en 1996 estaban Ángel Moreno, Esteban Loaiza, Juan M. Palafox, Luis Fernando Méndez, Ricardo Rincón, etcétera.

Los Tomateros de 2002 tal vez gozaron del mejor elenco de serpentineros con Rodrigo López, Oliver Pérez, Jorge Campillo, José Silva, Francisco Campos, Pablo Ortega, etcétera. Con todo respeto, ¿sería mejor el cuerpo de lanzadores de Mazatlán en Dominicana 2016? Tome en cuenta que incluía a Jesús Barraza, Jovany López y Roberto Espinosa, tercia de jóvenes de 25 años o menores, experiencia mínima en nuestro beisbol, y contribuyeron. Es más, en 2015 Benjamín Gil optó por usar a Anthony Vázquez (2), Francisco Campos, Amílcar Gaxiola, Terance Marín y Salvador Valdez de abridores. De 13 pitchers que calificaban para los mejores de efectividad en la temporada, solo Gaxiola estaba incluido. Juan José Pacho no solo programó a Héctor Daniel Rodríguez (quinto) y Eddie Gamboa (séptimo) para los dos primeros en Santo Domingo sino que sin haber vestido antes el uniforme del puerto quedaron sembrados para la semifinal y final. El número uno, Alejandro Soto, integrante de los Venados de cabo a rabo, inició el tercero. ¿Fue importante?

Junto a esa decisión, Pacho remachó la segunda más importante cuando puso a Yuniesky Betancourt en el campo corto y Alex Liddi en la antesala. Sin haber preguntado, sospechamos que mucho tuvo que ver el cuarto juego donde Paul León y Ramón Urías formaron la llave de dobles matanzas cometiendo dos errores, pudiendo haber sido tres o cuatro. El juego no era de trámite; pero tampoco decisivo. En cambio dejó a Esteban Quiroz de intermediarista. No sólo cumplió sino que fue un pilar con .400 (de 15–6, incluye par de dobles), 7 carreras (líder con José Martínez, el Más Valioso), 4 bases por bolas, .526 de embasado y sin error con brillantes jugadas. Le dio a la parte baja del orden una contundencia inesperada pues además remolcó a 3. En otras palabras, Pacho se proyectó como un mago de los diamantes, sin olvidar que Quiroz en su segundo año y muy probable Novato del Año, desde 2011 juega en la Liga Mexicana de Beisbol. ¡Ah! ¿Y qué tal la velocidad en los jardines con Chris Roberson, Justin Greene y Jeremías Pineda? ¿Habrá comparable tercia nacional?

lmp13

Los nuevos estadios en la LMP

La Liga Mexicana del Pacífico, conformada por 8 clubes, desde 2009 presenta la construcción de 3 estadios en Mexicali, Hermosillo y Culiacán. En octubre, Obregón estrenará otro. El cupo de cada uno es superior a 15,000 aficionados, siendo que el Quisqueya-Juan Marichal no llega a 12,000 y es de los más grandes en la isla. Mazatlán tendrá que contar con nuevo parque si acaso va a celebrar otra Serie del Caribe. Navojoa está trabajando en un proyecto que le daría distinta morada; pero es más probable que el “´Ciclón´ Echeverría” sea remodelado. Los Mochis permanecerá en el circuito si logra un moderno estadio o los Cañeros desaparecerán, en nuestra opinión. Y un Clásico de Caribe no está lejos de ser festejado en Guadalajara, que la convertiría en discutiblemente la ciudad anfitriona más grande de todos los tiempos. Para entonces, es casi seguro que el Panamericano de Zapopan habrá crecido a un aforo alrededor de 14,000 o sea que cada inmueble de la LMP estará por encima de 12,000 y tal vez el pequeño bastante más de eso. ¿Contribuye a desarrollar, madurar y hacer crecer al talento? Por supuesto y de paso a directivos, managers, coaches, asistentes, afición, medios, etc.

México en- a Serie del Caribe 2015

Megacable y la innovación

La cobertura de Megacable que transmite cada juego del rol regular, todos en las fiestas de enero y remacha con cualquier jornada de la Serie del Caribe no tiene igual en la Confederación del Caribe; ¡ni por asomo! En el rol regular 2015–16, conjuntamente dicha cadena y la LMP iniciaron otra aventura sin precedente: el desafío, reto o reclamo a través de la repetición de jugadas por T.V. Quien gozó de Santo Domingo 2016 fue testigo que aún con sus fallas y limitaciones, de haberse utilizado en el sistema en ese serial habría sido impactante si no es que determinante. En Culiacán 2017 estará presente y tanto la empresa como el circuito están comprometidos a superar obstáculos, aprovechando la experiencia y en especial, cuando el próximo febrero arribe, lo mejor estará concentrado en un solo lugar: casa de los Tomateros. ¡Será un exitazo!

En la pasada Convención de Beisbol Mexicano, por primera vez en décadas estuvo presente el Alto Comisionado de Ligas Mayores. “Rob” Manfred manifestó su admiración por el progreso del béisbol mexicano no solo con su presencia sino palabras, anunciando la apertura de una oficina en el Distrito Federal y tras bambalinas demostrando su interés por participar en la Academia del Carmen, principal institución desarrolladora del talento nacional, donde ni siquiera con una pelota contribuye la LMP. Lejos de un reclamo y/o queja, es fiel así como indiscutible prueba del impacto de la Liga Mexicana de Beisbol, que más de estar catalogada como triple A, sirve como incomparable puente entre los dos circuitos para poder disfrutar del mejor beisbol del país en invierno, culminando con la Pequeña Serie Mundial Latina.

Cual sea su calificación de la actuación invicta del tricolor en la pasada Serie del Caribe, de no incluir cada detalle antes considerado y otros que seguramente podrá descifrar, lo dejaría probablemente entre la realidad o el espejismo, tocante al rey de los deportes en el cuerno de la abundancia. Nuestra idiosincrasia nos hace escépticos por naturaleza, lamentablemente. Empero, por encima de la importancia del pasado y lo que ha sucedido en el presente, está el futuro. Quien no crea que México se ha convertido en una gran potencia beisbolera, sin precisar que sea mejor o peor que otras naciones sino tomando en cuenta que los logros cosechados a la fecha llegaron sin gran entendimiento ni comunión entre los dos principales circuitos mexicanos, faltando decidida planeación del gobierno nacional, ¿todavía no se convence? Sin lugar a duda, es lo que está en el corto horizonte pues prevalecerá finalmente el sentido común. Tenga fe ya que el beisbol premia. Se castiga uno solo y ha pasado en demasía durante varias décadas… MUCHAS GRACIAS.

 

Equipos invictos en la historia del Caribe

1949, Almendares, Cuba 6–0 R. DOMINICANA 4: 1971, 1977, 1991 y 1998

1952, Habana, Cuba 5–0 CUBA 3: 1949, 1952 y 1960

1953, Santurce, Puerto Rico 6–0 PUERTO RICO 3: 1953, 1995 y 2000

1960, Cienfuegos, Cuba 6–0 VENEZUELA 1: 2006

1971, Licey, Dominicana 6–0 MÉXICO 1: 2016

1977, Licey, Dominicana 5–0

1991, Licey, Dominicana 6–0

1995, San Juan, Puerto Rico 6–0

1998, Águilas Cibaeñas, R.D. 6–0

2000, Santurce, Puerto Rico 6–0

2006, Caracas, Venezuela 6–0

2016, Venados, México 6–0

12