¿Curvas?… Babe Ruth, primero fue lanzador

¿Cómo están mis siete fieles lectores?

Me encuentro agradecido al observar que a cada columna aumenta el número de participaciones… y tú, ¿qué opinas?, recuerden que son sus comentarios e inquietudes los que nutren esta sección.

Pero qué Curvas!!!

No amigo, de esas nooo…!!!

Esas son agradables a la vista y mortales al bolsillo…

Curva (Curveball): Este tipo de lanzamiento está dentro de los conocidos como lanzamientos quebrados o «Breaking Pitchs» y se caracteriza por su velocidad relativamente baja (entre 60 y hasta las 85 millas por hora). Es un pitcheo muy utilizado por lanzadores de poca velocidad y los que buscan un ponche. «Sin piquete por favor, que no es entierro y estoy trabajando».

La pelota se lanza girando la muñeca…

No amigo… no esa muñeca… Me refiero a la muñeca de la mano, la cual se gira, ya sea hacia adelante, adentro o un lado de manera que lleve mucha rotación y así lograr el efecto deseado.

El giro de la pelota en el que influyen las costuras y el aire al golpear su trayectoria hace que ésta realice parábolas verticales (CURVA) u horizontales (SLIDERS).

Es uno de los lanzamientos más comunes y que se ven con frecuencia en cualquier liga. Consta en lanzar la pelota girando la muñeca hacia adelante al momento de soltarla, esto hará que vaya con una trayectoria descendente. Por lo general lleva mucho rompimiento y esto hace posible engañar a los bateadores luego de haber lanzado envíos rápidos. Su agarre es el siguiente:

La Curva 12–6: Similar a la curva tradicional pero con mucho más rompimiento y velocidad (unas 5 millas más). Su nombre se refiere a la marcada trayectoria de parábola descendente que hace en el aire. Te explico, suponiendo que en el home existe un reloj, la pelota irá desde el punto donde la manecilla marca las 12 horas hasta donde marcaría las 6; y se diferencia de la curva normal que viaja por lo general de las 11 a las 5.

Slider: Esta bola es de velocidad media entre la bola rápida y la curva, no es una bola recta, sino que «rompe» sobre los lados, de ser derecho el lanzador deslizaráhacia la derecha (el lado del guante) y viceversa para los zurdos. Esta bola se toma como si se fuera a tirar un cutter, pero de forma tal que la muñeca debe girar hacia el lado que corresponda.

Los lanzadores que dominan bien este pitcheo por lo general lo usan para ponchar bateadores, pero no es aconsejable lanzarlo regularmente porque debido a su brusco movimiento en la muñeca podría traer lesiones. Su agarre es el siguiente:

Slurve: Su nombre proviene de la combinación del Sl = Slider; Urve = Curve y es una combinación de ambos pitcheos. Su agarre es como el de una curva pero su mecánica al lanzar es similar al slider, de manera que será un buen pitcheo quebrado con poca velocidad. Muy pocos lanzadores hoy día la manejan ya que se considera innecesario al tener en el repertorio una buena curva o un slider.

Hoy me referiré también a ese tipo de lanzamiento «raro» como es el SCREWBALL, y hago honor al más famoso y admirado exponente por nuestro beisbol, el mexicano Fernando Valenzuela.

Observa cómo se sujeta la bola para lograr ese efecto de tirabuzón:

Es importante señalar que el uso excesivo de todos estos lanzamientos pueden acarrear lesiones en corto o largo plazo.

Y aún hay mucha tela de donde cortar, falta describir lanzamientos tan raros como el Eephus, Gyroball, Knuckleball, Palmball… Entre otros que son muy poco vistos en estos tiempos del beisbol moderno, pero esos serán tema de la próxima columna…

El beisbol es un deporte único, excitante y no solo por las curvas, está lleno de variantes y con una gran gama de circunstancias alrededor del juego. El Beisbol y sus «Actores» se han encargado, a través de los años, de hacer del juego de pelota toda una telenovela que se nutre temporada tras temporada con nuevas anécdotas.

Babe_Ruth_Boston_pitching

Babe Ruth, el pitcher…

¿Sabías tú que Babe Ruth fue pitcher en Red Sox de tiempo completo en sus primeras cinco campañas conectando en promedio 4 jonrones por año?; para 1919 repartió su tiempo en la loma y el jardín conectando 29 batazos de vuelta completa y en 1920 cuando pasó a los Yankees dejó de lado su labor de lanzador (aunque volvió a tirar en 5 ocasiones a lo largo de su carrera) y se convirtió en el bateador más temible de todos los tiempos, en esas 17 campañas bateó en promedio 41 jonrones por año.

Hasta aquí por hoy, queda abierto un canal de participación para que tú, querido aficionado, compartas con nosotros tus Anécdotas, Reglas y Remembranzas.

Y súmete que te quedó jabón…

Hasta la próxima….

Alberto Cárdenas Camarena

acardenas77@hotmail.com