Antonio Pollorena de quedó a un juego de alcanzar 100 victorias

ANTONIO POLLORENA

Los Mochis, Sinaloa. Un gran lanzador mexicano en la historia de los Cañeros de Los Mochis y de la Liga Mexicana del Pacífico es Antonio Pollorena, quien se quedó a una victoria de alcanzar las 100. Formó parte de uno de los mejores equipos que ha formado Cañeros de Los Mochis y que le dio uno de sus dos campeonatos que tienen en su historia en la Liga Mexicana del Pacífico.

Sus armas fuertes que sacaban de ritmo a los bateadores fueron su buen control, su slider y una velocidad cercana a las 90 millas. «No era Juan “Pantalones” o Juan “Sin Miedo”, pero era muy entrón al subir a la loma de lanzar», expresa con la sonrisa dibujada en el rostro Antonio Pollorena, quien tuvo 2.85 de efectividad en los 323 juegos que lanzó en la LMP durante 19 temporadas.

El mochitleco lamenta haberse quedado a un triunfo de lograr las 100 en la LMP.

«Viví y disfruté de una gran experiencia, una gran carrera deportiva, porque yo sin saber cuántos juegos tenía ganados, cuántos tenía perdidos, qué porcentaje de carreras limpias tenía y para mi sorpresa dejé un porcentaje de 99 juegos ganados, me faltó uno para 100, yo me retiré y nunca supe cuáles números dejé en la Liga Mexicana del Pacífico, pero no sé, a lo mejor me faltó información y me podría haber quedado un poquito de tiempo más y haber ganado 1 o 2 juegos más y haber rebasado la cifra de 100, pero pues así es el beisbol».

Durante cerca de dos décadas se subió a la loma de lanzar en los parques de pelota de México, lo que le da autoridad para hablar de los peloteros mexicanos que conoció.

Cuando se le pide quién a su juicio ha sido el mejor bateador mexicano de la época, no tiene duda en señalar a «don Héctor Espino». Un line-up que le generaba cierto temor fue el que presentaba Naranjeros de Hermosillo en la década de los 70 con Héctor Espino, Bob Darwin y Celerino Sánchez.

Vicente «Huevo» Romo y Fernando Valenzuela, apunta, son los mejores lanzadores derecho y zurdo que ha habido en la historia del beisbol mexicano.

 

Los cambios en el beisbol

beisbolmzt_01El beisbol de hoy ha registrado algunos cambios, como el bateador designado y el que los pitchers lancen 5 o 6 entradas por juego. «Es parte del sistema del beisbol norteamericano que hemos adaptado para continuar con la misma tónica del beisbol de Estados Unidos», comenta.

«No creo que en el beisbol mexicano no haya brazos fuertes. Lo que pasa es que afortunadamente para la gente que participamos y vivimos el beisbol, esto es posible porque se emplea a mayor número de lanzadores. En el tiempo que me tocó lanzar éramos 7 u 8 pitchers por equipo y hoy son entre 13 y 14, hay más trabajo, es parte del espectáculo», dice convencido.

«Le damos más trabajo a los jóvenes y contar con un grupo de lanzadores, como el que tienen todas las organizaciones, como parte de los cambios que ha vivido el beisbol, y además se les facilite el trabajo a los lanzadores inicialistas que lanzan 5 o 6 entradas, luego viene en la séptima y octava el pitcher más fresco al relevo, para que entre el cerrador en la novena», añade.

La nostalgia y la emoción refleja en el rostro y en sus palabras Antonio Pollorena, cuando los recuerdos brotan. «Recordar es vivir y es remontarnos a 1968–69 cuando nosotros éramos unos principiantes de este deporte tan bello como es el beisbol».

Vienen a su memoria grandes compañeros del diamante, de aquellos años imborrables, como Aurelio Rodríguez, que en paz descanse, Carlos «Boby» Treviño, un gran receptor como fue Alfonso Jackson, un Simón Betancourt, gran pitcher; Karl Emery, primera base; Don Sicret, un pitcher zurdo muy bueno que trajo Cañeros, que ganó 15 juegos en una temporada; Sandy «Talismán» Valdesino, que era muy bueno y qué decir del zurdo Tony Oliva.

«Son recuerdos que vienen a la memoria y que no los puedo dejar pasar y cómo no recordar al gran mánager Benjamín «Papelero» Valenzuela, a su equipo de coucheo, a «La Monina» Américo Pérez. Fuimos un grupo muy peleador el cual nos llevó hasta el campeonato», comenta en la entrevista.

 

Aquel campeonato con Cañeros

papeleroLa mirada se le ilumina a Antonio Pollorena cuando relata aquel momento que ha sido de los más agradables y placenteros que el beisbol le dio cuando Cañeros se convirtió en campeón de la Liga Mexicana del Pacífico durante la temporada 1968–69.

«Qué festejo, qué explosión de alegría de la gente, fueron muy emotivos porque la gente se lanzó a la calle y los peloteros festejando con la banda, fue un campeonato muy sonado, muy vivido, sobre todo hoy que estamos jugando un beisbol que ha cambiado un poco, pero es beisbol al fin», expresa.

—¿Cómo ves entre los cambios que se han vivido, el bateador designado es bueno?

—Creo, por el espectáculo, es bueno, porque mucha gente va a ver batear, va a ver a los bateadores de potencia que den jonrones y en ese lado incluyen un bateador más de fuerza en el lugar que le tocaría al lanzador, por el otro lado yo viví esa experiencia porque lo empezaron a poner en práctica desde 1975–76, no estoy muy seguro si es 75 o 76, y en esas fechas yo todavía lanzaba, lancé hasta 1984 y en 85 opté por retirarme y creo que me tocó cerca de 10 años lanzando y había quien batearía por mí y entonces creo que sí es parte del espectáculo.

 

El respeto a Espino

hector espino001—¿A qué bateador te has enfrentando y le has tenido más respeto o miedo?

—Qué bueno que me los mencionas porque qué bueno que no estaban en el mismo equipo todos esos bateadores porque de hecho uno ya sabía cuándo se iba a enfrentar a cierto equipo, Naranjeros de Hermosillo, Mayos de Navojoa, Tomateros de Culiacán, como lanzador que había uno, dos o tres bateadores que le podían hacer daño a uno y te los puedo mencionar… Hermosillo, Héctor Espino, Bob Darwin y Celerino Sánchez, y párale de contar, entonces por eso es que ya sabía uno si tenía chance de sacarle la vuelta y enfrentar a alguien que no te podría dar el batazo, ahora si tenías que enfrentarlos por la situación del juego que te obligaban a enfrentarse a esos bateadores, y con respecto a qué pelotero era el que generaba, no era miedo, era un poco de temor porque en cualquier momento te podría dar un batazo, entonces, sin duda don Héctor Espino fue uno de los mejores bateadores porque te bateaba a porcentaje, te bateaba jonrones y te producía carreras, era un pelotero muy completo y para mí es el mejor bateador que tuvo México como pelotero de Liga Mexicana.

—Para Antonio Pollorena quién ha sido el mejor bateador mexicano de todos los tiempos.

—Cada uno en su época, don Héctor Espino, cuando él estuvo vigente era el mejor, vino luego Vinicio Castilla por los jonrones, era un gran bateador, don Ángel Castro, don Beto Ávila, pues no tengo mucha información porque no me enfrenté con ellos pero por lo que yo sé y he leído y visto, sé que don Ángel Castro era un gran jonronero, don Beto Ávila fue champion bat en Estados Unidos en la Liga Americana donde él participó con Indios de Cleveland, creo que cada quien en su época fue un gran bateador.

 

 

El caballero del beisbol

image089—A Antonio Pollorena le tocó jugar con aquellos Cañeros de Aurelio Rodríguez, de Tony Oliva, Pepe «Peluche» Peña, platícanos de aquellos superestrellas que pasaron por la LMP y triunfaron en Grandes Ligas.

—Sin duda alguna de los que triunfaron en Grandes Ligas fue el gran Aurelio Rodríguez, un compañero mío en el 68 donde ganamos el campeonato, y para mí fue uno de los de esa época, fue un gran hombre de beisbol, un gran pelotero, una gran persona, creo que fue uno de los «Caballeros del Beisbol», porque era muy querido por la afición, por los compañeros y por todo mundo. Era un ejemplo para el beisbol, participaron con nosotros Carlos «Boby Treviño» que tuvo una probadita en Grandes Ligas; estuvo Sandy Valdespino; el cubano Tony Oliva, gran bateador en Estados Unidos; recuerdos tengo muchos, pero es muy difícil recordar a tanto compañero que jugamos en ese entonces, antes te comenté los Emery de los Secrets, de muchos peloteros que participaron en esa época de los 60 y 70 creo que uno de los cátcheres de aquí de la región como lo fue Alfonso Jackson, fue un muy buen cátcher, a mí me cachó muchos juegos.

—El Cañeros campeón es el mejor equipo del que te tocó formar parte en tu vida de pelotero.

—En esa década yo creo fue uno de los mejores porque ganó el campeonato y habíamos muchos buenos peloteros, me tocó vivir también la época de los 70 cuando fui campeón con Navojoa y otros grandes que brillaron en liga grande y creo que por ahí va porque yo lancé en tres décadas 60, 70 y 80, no me puedo desatender que donde ganamos el campeonato con Navojoa estaba un Ricky Henderson que era el atractivo del equipo y fue un estrellón en liga grande, cada quien en su época y en su década fueron los mejores equipos.

—Dice el periodista Juan Vené que los mexicanos somos potencia para jugar al beisbol y cita ejemplos de jugadores que triunfan en las Grandes Ligas como es el caso de Adrián González, Yovani Gallardo, Joakim Soria, Marco Estrada y «Cañoncito» Osuna, el problema que tenemos es que debemos de creérnosla, dice.

—Qué bueno que hagas mención de las gentes que han triunfado en el beisbol de Estados Unidos y siguen triunfando en el beisbol, creo que mientras más oportunidades haya para los muchachos jóvenes mexicanos creo que se va a incrementar el número de jugadores mexicanos en Estados Unidos, en este momento hay un montón de mexicanos haciendo labores de trabajo con organizaciones y creo yo que ellos son el futuro del beisbol y sobre todo del beisbol mexicano porque cuando ellos regresan a jugar a su país van a ser unos grandes peloteros y vamos a seguir creyendo que tenemos el potencial.

 

«El Huevo» Romo y Fernando Valenzuela

Fernando Valenzuela
Fernando Valenzuela

—¿Para Antonio Pollorena, cuál ha sido el mejor lanzador derecho mexicano de todos los tiempos?

—Creo que, sin duda alguna, yo no puedo decir que hay otro porque yo he vivido del beisbol desde 1966 hasta la fecha y no ha habido un pitcher derecho con el potencial como lo tuvo Vicente «Huevo» Romo, ha sido uno de los más exitosos que ha tenido el base mexicano y creo que en ese grupo debemos estar varios, pero afortunadamente él es el número 1.

—Mejor lanzador zurdo, ¿Fernando Valenzuela?

—Claro que sí, ahí sí no hay ninguna duda, él es el mejor pitcher zurdo que ha dado este país, ha dado muchos pitchers, muy buenos, pero no con ese carisma, con ese don que le dio Dios, se mereció ser el número uno de los lanzadores zurdos.

—En el equipo de Cañeros de Los Mochis hay una base sinaloense, mochiteca, más de diez son de Los Mochis y recuerda al equipo de Guasave que hoy es Charros, pero no logró el campeonato, ¿qué futuro vislumbras para esos peloteros mochitecos que destacaron en primera vuelta pero ahora se han caído, cómo los ves en perspectiva a estos jugadores, veremos algunos en Grandes Ligas?

—Yo espero que sigan madurando, que sigan cosechando triunfos y buscando el éxito porque mientras ellos estén luchando por ser alguien en la vida, en la vida deportiva creo que deben de lograrlo, porque son jóvenes con condiciones pero debemos darles el tiempo para que maduren y se hagan unos grandes peloteros como lo han sido muchos que han pasado por esta liga y yo espero que ahora que empiezan los play-offs se pongan bien truchas y le pongan todo su empeño para que logren su objetivo que es ganar el campeonato.