Ante la oportunidad de mayor presencia de MLB en México.

MCS_cover

Comunicación, lmp.mx.- Después de 12 años ausente, el béisbol de Grandes Ligas regreso a la capital mexicana, con los dos encuentros del “Mexico City Series”, un Derby de Jonrones, y la visita del Comisionado Rob Manfred Ciudad de México, pero quedándose también la promesa para que la llamada ciudad de los palacios tenga en 2017 no sólo juegos de pretemporada, sino también presencia de equipos en plena temporada regular.

La casa “transitoria” del Club veraniego Diablos Rojos, el Estadio Fray Nano, fue la sede, este fin de semana, de los dos juegos entre Astros de Houston y Padres de San Diego, en el que las escuadras dividieron triunfos, siendo el primero para Astros (11-1) y el segundo para Padres (21-6).

Dentro de las actividades del segundo Home Run Derby Zócalo capitalino, el cual fue aderezado con actividades como el “Hit, Pitch & Run” y clínicas de los ex peloteros de Grandes Ligas como Vinicio Castilla, Esteban Loaiza e Ismael Valdez, se reportó una afluencia superior a los 100 mil visitantes, dato provisto por el gobierno de la Ciudad de México.

En lo deportivo el resultado fue gratificante para los aficionados que asistieron al Fray Nano, y aunque si bien fueron juegos con buen numero de prospectos, se pudo ver a ocho peloteros mexicanos buscando su lugar para la próxima temporada en los equipos grandes, ellos fueron César Vargas, Gerardo Reyes, Luis Urías, Fernando Pérez, José Carlos Ureña y Ricardo Valenzuela por Padres, además de Leo Heras y José Luis Hernández por Astros.

Así el “México City Series” cierra un promisorio capítulo para ampliar la presencia de Major League Baseball en nuestro País, faltando esperar la esperada apertura de la Oficina de MLB en los próximos días.