LOS CAMPEONES ROBAN CÁMARA EN EL CARNAVAL

20160210celebran

MAZATLÁN, Sinaloa._ Impresionante, histórica e inolvidable celebración tuvieron los campeones de Liga Mexicana del Pacífico y Serie del Caribe: Venados de Mazatlán.

Desde muy temprano se hablaba de que si los Venados estarían en el desfile del cierre del Carnaval. Dicen que si no hay mitote no es Carnaval.

Y así fue. Ese fue el gran mitote de estas fiestas. Unos afirmaban que no llegarían los jugadores. Otros decían lo contrario.

Pero en sí, nadie sabía realmente horario de llegada. Nadie.

Eran aproximadamente las 5:48 de la tarde cuando se vio descender un avión. Los encargados del Aeropuerto Internacional Rafael Buelna decían: Allí vienen.

Poco a poco los empleados del aeropuerto y algunos personajes como el popular “Cuchupetas”, esperaban a que salieran los campeones, los héroes, los ídolos del pueblo.

En las redes sociales muchos “golpeaban” al equipo. Decían que no habían llegado y que malamente habían ilusionado a la afición.

Pero Juan José Pacho, el mánager del equipo, dijo en un video: No se desesperen, sí vamos a llegar al desfile.

Un poco aventuradas las palabras de Pacho, porque para ese entonces el desfile ya había arrancado y no había mucho tiempo.

Ya estaba por arrancar el camión cuando se recibe una orden de Ismael Barros, el presidente del club: Nos esperan porque también nosotros vamos en el camión.

Y tuvieron que esperar a que llegaran los jefes. Barros y la familia Toledo.

Una patrulla de federales abría paso al camión de los Venados. De no haber sido por ellos, no se abría llegado a la cita con los aficionados.

El camión volaba por la Insurgentes. Algunas personas gritaban o saludaban al paso del contingente.

Llegada por Insurgentes al Malecón. Las pocas personas que estaban allí veían sorprendidas al vehículo oficial.

Entre más avanzaba, ríos de personas alentaban a los campeones.

“Venados, Venados”, se escuchaba al paso de los campeones.

Una vez que bajaron del camión, se subieron a dos plataformas y allí empezó la verdadera fiesta.

Varias horas esperaron los mazatlecos para ver a sus ídolos. Pero valió la pena.

El Corrido de Mazatlán retumbaba con la Bandonona de Max Peraza y la gente se volvió loca de ver a Pacho, Erick Rodríguez, Sergio Valenzuela, Jesús Barraza, Alejandro Soto, Esteban Quiroz, Héctor Páez, Alfonso Sánchez, Arturo Barradas, Jovani López, Leo Rodríguez, Roberto Saucedo, Reynaldo Infante, Amílcar García, Jesús Valdez, además de Barros y los Toledo.

“Y échenme el muchachito alegre”, gritaba Max Peraza y la gente volvía a explotar en júbilo.

“Yo sí le voy, le voy a los rojos”, invitaba Peraza a corear a la gente.

Y éste se le entregaba en un solo grito.

Pacho era el más solicitado. Fotos, saludos. Era el hombre del momento. Todos querían un recuerdo del Yucateco.

Decenas de fotógrafos buscaban la mejor toma. La cadena internacional, ESPN, hacía entrevistas en la plataforma. Medios locales llenaron el lugar. Todos querían plasmar el histórico momento.

Al pasar por la casa de don Antonio Toledo Corro, la banda le dedicó el Sinaloense, con lo que los aficionados volvieron a estallar en júbilo.

Era una fiesta de grandes dimensiones. Nunca se había vivido algo así.

Celebrar el título de Serie del Caribe en el cierre del Carnaval. Nunca había pasado.

Pelotero a la bola, el sirongui rongui, la Gurecita. Todas las canciones que interpretaba la banda de Max Peraza, eran de fiesta. Quién podría estar triste con tan histórico momento. Nadie.

“Saludos a El Habal y a El Huizachal”, gritaba Jesús Barraza, el derecho sinaloense. “Y échame, cuánto me gusta este rancho”, pedía Barraza.

Y Max Peraza lo complacía.

Los aficionados estaban enloquecidos con la presencia de los Venados, los conquistadores del Caribe y el Pacífico.

Fiesta en grande, fiesta del pueblo, fiesta de campeones, una fiesta histórica, inolvidable.