Tomateros, fuera de playoffs

Tomateros

Se fueron los grandes. ¡Ha muerto el rey y habrá nuevo rey!

Los patos le tiran a las escopetas. Esto podría ser la mejor caricatura, a propósito de lo que sucedió este año con la temporada de la Liga Mexicana del Pacífico al quedar eliminados los dos equipos con mayor tradición, historia, campeonatos y afición, como es el caso del campeón Tomateros de Culiacán y Naranjeros de Hermosillo.

Vaso de agua fría en este gélido diciembre y golpe a una gran afición, representó el adiós tempranero a un nuevo estadio que rompió récord en entradas en la historia del beisbol mexicano —600 mil durante poco más de dos meses de actividades— y que apenas el pasado 9 de octubre había sido inaugurado.

Propiedad del principal empresario de Sinaloa, Juan Manuel Ley, que dicen bien podría tener un tomate por corazón, el actual campeón de la LMP por derecho propio se marginó de estar en esta fiesta que se crea en el norte de México en torno al llamado deporte rey.

Un año atrás Tomateros había dado el campanazo al superar una campaña con altibajos y hacer trizas el sueño de Charros de Jalisco que en su primer año en la LMP lograra tener un gran debut y quedar en primer lugar en el rol regular (primero y segundo lugar en las dos vueltas) y llegar como amplio favorito para llevarse la corona de la 57 temporada de este circuito de tradición beisbolero de México.

Unos inspirados Tomateros bajo el liderazgo del exligamayorista mexicano Benjamín Gil hicieron añicos los sueños del presidente de Charros, Armando Navarro, y de sus miles de seguidores que ya se veían levantando el trofeo que durante el año habían logrado generar ese fenómeno de «Charromanía».

En cinco juegos los Tomateros se impusieron a los de Jalisco, estallando el júbilo en el Estadio «General Ángel Flores» que ese 26 de enero del 2015 llegaba a su último día de vida, para ser despedido como un grande, con un campeonato, como sucedió en su primer año con aquel equipo de los Tacuarineros. Transcurrieron 66 años, 12 meses y 13 días.

 

¿Seguirá Benjamín Gil?

LMP FB

Mientras que en otros clubes durante esta temporada de la LMP «Potosinos Express», ante la falta de resultados y las rachas negativas en que se vieron envueltos los equipos, rodaron las cabezas de mánagers (así pasó en Naranjeros con Delino DeShields y José Luis «Borrego» Sandoval; en Navojoa con Lorenzo Bundy; en Mazatlán con Miguel Ojeda y en Charros con Juan Navarrete), en Culiacán Juan Manuel Ley sostuvo contra viento y marea a su amigo Benjamín Gil que le había dado la alegría en enero de este mismo año de obtener el X Campeonato.

¿Por qué quedó eliminado el campeón que estrenaba estadio y que se convertirá en sede de la Serie del Caribe el próximo año?

El cronista Tomás López, autor del blog Solo Beisbol, refiere el porqué de esta debacle, que nadie concibió que pudiera suceder cuando iniciaba la campaña en la que Tomateros salía como favorito para refrendar el campeonato e iniciar una nueva era de éxitos.

A Benjamín Gil le endilgan parte del problema al no poder lograr la armonía y el orden que requiere en el dogout un equipo profesional. Trascendió que el temperamental mánager tuvo enfrentamientos —comenta Tomás López— con el cuarto bat de Tomateros Jorge «Chato» Vázquez (de quien se dicen muchas cosas de su indisciplina y acciones antideportivas), con Rico Noel, JC Ramírez, y Maxwell León. El estelar Eric Farris pudo haber salido del equipo campeón también por diferencias con BenGil.

¿Debe seguir Benjamín Gil como mánager? Es la pregunta que se formulan los analistas del beisbol. La respuesta la tiene el propietario de Tomateros, don Juan Manuel Ley, que este año se la jugó con su amigo, haciendo oídos sordos a la afición que a gritos le pedía su cese, como es posible leer en la propia página de Facebook del Club Culiacán.

El que Tomateros no esté en la fiesta beisbolera de enero de la LMP no todo es culpa de Benjamín Gil, hay otros factores a considerar. Y son los factores externos. Hubo ausencias notables. Por ejemplo, el lanzador Arnold León, clave para lograr el X Campeonato, este año ya no regresó con el equipo; las lesiones de Ismael Salas, Maxwell León, Jorge Cantú, Joey Meneses y Ramiro Peña gravitaron en contra.

A ello se añade las bajas de juego de lanzadores clave que con sus buenas actuaciones permitieron alcanzar el X Campeonato a los guindas como Óscar Villarreal, Juan Meza, Salvador Valdez y Jesús Castillo. Al mismo tiempo se dieron deserciones de extranjeros.

¿Qué dice al respecto Juan Manuel Ley? Hasta el cierre de esta edición el apasionado empresario beisbolero no se había pronunciado.

 

Un equipo con muchas coronas

tomateros_gana

La afición de Tomateros de Culiacán está acostumbrada a tener un equipo peleador. Desde los famosos «Tacuarineros» que participaron en la vieja y extinta Liga de la Costa del Pacífico en la que lograron ceñirse 5 coronas en 13 temporadas en las que participaron, y otras 10 en la Liga Mexicana del Pacífico a la que ingresaron el 11 de octubre de 1965 en la que iniciaba la era de los Ley, con Don Juan Ley Fong y que siguió su hijo Juan Manuel Ley López en la que se consolida como la plaza de mayor afluencia de los aficionados al estadio, como lo muestran los números que proporciona la Liga Mexicana del Pacífico, durante la primera vuelta de esta temporada visitó al Estadio por juego un promedio de 18 mil personas y sumadas las dos vueltas, el promedio fue cercano a los 17 mil y que sumarían 600 mil en total.

 

El nuevo estadio

NUEVO ESTADIO TOMATERO22

En el 2017 la ciudad de Culiacán será sede de la Serie del Caribe y como anfitriones dignos esperan tirar la casa por la ventana. Don Juan Manuel Ley convenció al gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez, el popular «Malova» —como le dice la gente— para que construyera la nueva casa de los Tomateros. Este empresario-político es un apasionado el beisbol. Antes de ser gobernador fue propietario de Los Cañeros de Los Mochis, otro equipo de tradición beisbolera en Sinaloa, equipo que vendería al empresario Joaquín Vega.

El estadio fue inaugurado con Tomateros campeón y las expectativas eran grandes para esta temporada de iniciar una nueva dinastía guinda, el momento lo consideran propicio: estadio nuevo, equipo campeón y ser anfitrión de la Serie del Caribe el próximo año.

Sin embargo, el beisbol no deja de sorprendernos. El equipo grande, el de mayor afición del país, quedaría eliminado. Causas diversas podrían ser, pero la hebra se rompe por lo más delgado, los platos rotos los podría pagar Benjamín Gil. Juan Manuel Ley, hombre de la experiencia, el de los diez campeonatos, en este tipo de situaciones, sabe cómo actuar.

Seguramente Tomateros de Culiacán en octubre próximo vendrá con nuevos ímpetus, superando esta dolorosa crisis que lo dejó fuera de la fiesta de enero, todo fuera de programa, como son las sorpresas que el beisbol nos da, mostrando que somos mortales.

No basta, pues, ser un equipo rico, grande y con historia. Lo que cuenta son los resultados. Y la única realidad es que Tomateros de Culiacán, que fue campeón en la temporada 2014–2015, ni marcarán época ni representan una nueva dinastía.

¡El Rey ha muerto, viva el nuevo Rey!

Títulos de Liga Mexicana del Pacífico

Tabla 2

 

Nota: El (*) significa que el Campeón se definió por la primera posición al final de temporada.

 

Títulos de la Serie del Caribe

tabla 3

Los guindas (como también se le conoce a Tomateros) ha sido sembradero de grandes peloteros mexicanos ligamayoristas, como lo es el caso de Aurelio López, Salomé Barojas, Esteban Loaiza, Óliver Pérez, Rodrigo López, Ricardo Rincón, Armando Reynoso, Rigoberto Beltrán, Luis Ignacio Ayala, Jorge Campillo, Édgar Huerta, Benjamín Gil, Karim García, por mencionar algunos.

Lo anterior, aunado con los 10 campeonatos de ligas obtenidos, además ganar dos Series del Caribe (ambos bajo la batuta de Francisco «Paquín» Estrada), mantiene a Tomateros en la cumbre de la élite del beisbol mexicano, cuyos aficionados corean el nombre de su equipo al acudir al estadio.

Como parte de los Tacuarineros de Culiacán podríamos agregar a: Guillermo «Huevito» Álvarez quien por su excelente defensiva y oportuno bate fue considerado como el mejor short stop mexicano de todos los tiempos.

Números retirados

tabla 4

 

 

La eliminación de Naranjeros de Hermosillo y Tomateros de Culiacán, el campeón, lo más significativo de esta temporada 2015–2016 de la Liga Mexicana del Pacífico.

Para Tomateros de Culiacán el no estar en postemporada representa el gran fracaso, considerando los esfuerzos que ha hecho el empresario Juan Manuel Ley para que su equipo siempre esté disputando el campeonato y en especial en este año que estrenan nuevo estadio, además de ser el equipo campeón. El golpe más duro es para la afición culichi que este año rompió récord de entradas de acuerdo a los números de taquilla que presentó la Liga Mexicana del Pacífico, ya que en la primera vuelta el ingreso se vio incrementado en un 95 por ciento, esto es, de 9 mil 500 aficionados registrados durante la pasada temporada, se elevó a un extraordinario 18 mil, lo cual es algo inusitado, muestra del éxito comercial del equipo y de la respuesta de la afición pero que contrasta con el estruendoso fracaso deportivo.

 

Tercer campeón eliminado

Como bien lo advierte el cronista deportivo Jesús Alberto Rubio, es el tercer año seguido que queda fuera el campeón defensor de la LMP.

«Primero fueron los Yaquis, luego de su histórico tricampeonato; en la siguiente edición, Naranjeros —con todo y ser campeones del clásico caribeño—, y ahora Tomateros».

Gabriel Ibarra Bourjac
Sobre Gabriel Ibarra Bourjac 59 Artículos
Editor de Los Peloteros