El Zurdo Ortiz ponchó a 23 y perdió, Juan Marichal lanzó 16 entradas y ganó

Almada

Así como es, casi, imposible ganar en el beisbol sin hacer pitcheadas, es de ir a un casino y no comprar fichas. Y lo más importante no es cuántas haga o cuántas consiga respectivamente, sino cómo las use.

A través de los años se ha convertido en tema de los más fascinantes en el deporte rey. Ha provocado nuestro interés a grado que no dejamos de buscar datos. Por años supimos que un conteo dedicado y concienzudo de cada pitcher empezó a tomarse como «oficial» —Ligas Mayores no lo publica como tal— desde 1988. Sin embargo, la realidad es que hubo mánagers, coaches y/o aficionados que desde décadas atrás mostraron un apetito insaciable de curiosidad.

En Chicago, miércoles 12 de mayo de 1915, Urban, «Faber checa a Senadores mientras Medias Blancas gana 4–1». Así aparece en una página de sección deportiva del Chicago Daily Tribune. Admitió 3 hits con 4 ponches y un pase, lo que el reportaje enfatiza de gran control. En la novena con 2 outs, el novel Tommy Connelly dio sencillo, llegó a segunda con pasbol y Clyde Milan lo remolcó con el único extrabase, doble «al izquierdo. Faber hizo que el siguiente bateador elevara y el juego terminó». Una joya de pitcheo; pero aún con el largo resumen no incluía lo mejor sino en sección aparte, que de no estar atento pasaría desapercibida, revela: «Faber lanza 67 veces en el juego completo». Sería el segundo de menos ofrecimientos en 140 años del mejor beisbol del mundo.

Frank Saffel en aquel 1915 trabajaba en telégrafos de Washington. Fanático de los Senadores, entre aparatos que operaba había una pequeña pizarra eléctrica con la que contabilizaba pitcheos. Después del juego envió un telegrama detallando cada inning: 1º., 8 strikes, 2 bolas; 2º., 6 y 1; 3º., 3 y 0; 4º., 3 y 3; 5º., 3 y 0; 6º., 6 y 1; 7º., 8 y 2; 8º., 6 y 7; 9º., 7 y 1. En total, 50 y 17. Note que retiró la 3ª. y 5ª. en sólo 3 strikes. Es única ocasión que hay prueba y conocimiento en el historial de la Gran Carpa: 2 veces en un encuentro. También, el joven indicó que dicha suma eran 5 lanzamientos menos que «el récord establecido por Christy Mathewson hace varios años». Seguimos en busca de ese partido, que por fortuna fue motivo para hallar otros incluyendo la apertura que el incomparable Walter «Gran Tren» Johnson calificó «mi mejor juego». Ha de haber tenido que pensarlo bien pues se retiró con 417 triunfos, segundo lugar atrás de Cy Young (510) y 110 lechadas, número 1 para siempre. Conste, esa decisión no está incluida al perder 1–0 en 11 entradas, de gira.

El 28 de agosto de 1913, Johnson enfrentó al zurdo, «Ray» Willinston Collins, que así mismo tiró juego completo. Describe un cuadro anexo al reporte del cotejo en «The Washington Post»: «Lanzó 17 strikes antes de la primera bola. Aceptó un hit en 10 entradas y 3 en 11. Ponchó a 10 bateadores en igual cifra de innings, no dio bases por bolas, Hizo 96 pitcheos, 69 siendo strikes y 27 bolas. Sólo 2 bateadores recibieron 3 bolas. Esos 2 fueron (Heine) Wagner y (Larry) Gardner. Ambos elevaron de out en cuenta de 3–2. Conectó 1 de 6 hits por su equipo. Abanicó a (Harry) Hooper, poderoso toletero y jardinero del Medias Rojas, 3 veces; 2 con sólo 3 lanzamientos. Abanicó cada jugador del club, con excepción de (Clyde) Engle y Gardner. Logró 5 ponches en fila, entre Yerkes, Wagner, Carrigan, Collins y Hooper sucesivos. Encaró 31 bateadores por 10 entradas. Lanzó 4 bolas para retirar la tanda en séptima, sólo 2 pisaron la 2ª.». En el recuadro de 4 columnas aparece el relato, incluyendo: «Fue una batalla que nadie ha sido testigo en el Fenway Park, y por primera vez el lanzador de fuego y humo realmente sintió el ardor de entusiasta derrota. En la 11ª., con Gardner fuera, Yerkes dio sencillo. Era su segundo hit del día, como también únicos que Johnson había cedido al momento. Milan (el central) entró por la bola. Se fue entre sus piernas. (Danny) Moeller lo respaldaba. La esférica eludió al jardinero también y Yerkes fue hasta la antesala». Hay un miniencabezado al continuar: «Carrigan, a la altura de la ocasión», e inicia la siguiente sección: «Wagner era el siguiente bateador. Rodó a McBride. Yerkes trató de anotar. Fue puesto fuera en el plato y Wagner llegó a segunda. Carrigan, que había estado indefenso ante Johnson, dio sencillo luego de 2 strikes cantados y todo acabó». Cadena de 14 triunfos por Johnson había sido truncada, luego de ligar 16 en 1912 a la par con John «Smokey» Wood de Boston. Marca de todos los tiempos siguen siendo 19 por «Rube» Marquard (Gigantes) en 1912.

 

El juego más corto: 1.15 horas

Varias fuentes comentan lo realizado por Charles Henry «Red» Adams, con Bravos de Boston. El 10 de agosto de 1944 venció a sus excompañeros, en Cincinnati 2–0 ante 27 que conectaron 2 sencillos. Puso su récord 7–11 y siendo que de por vida compiló 69–69 en 11 campañas, ese evento está registrado entre otras razones, como el juego más corto de noche en la historia (1:15 horas) y que Barrett sólo necesitó de 58 pitcheadas, menor cifra en historia de Grandes Ligas. No dio BBs y ni Ks. Por años buscamos diarios con tal información. Finalmente «Monte» Cely, compañero de SABR (Sociedad Investigadora del Beisbol de América) nos envió el reportaje del «Cincinnati Enquirer», «East Liverpool» de Ohio, y conseguimos del «Boston Globe», sin mención de los pitcheos aunque sí del tiempo. Al parecer este dato fue publicado después y es lo que hace el juego de Faber así como otros, grandes tesoros.

 

Juan Marichal y aquellas 16 entradas

Juan Marichal
Juan Marichal

El cierre, o sea labor más larga de un abridor sin ceder carrera que haya sido decidido por un jonrón golondrino, se llevó a cabo el 2 de julio de 1963. En el «Candelabro» de San Francisco, el zurdo Warren Spahn enfrentó al derecho, Juan Marichal. Sin carrera en la 9ª., imploró el dominicano a su mánager, Alvin Dark que lo dejara «un poco más». En la 12ª. y 13ª., recordó «El Dandy» que lo quería sacar de nuevo y tuvo que rogar: «Por favor, por favor, déjeme continuar». Cuando en la 14ª. le dijo: «No más para ti», Marichal hizo un análisis: «Ese hombre tiene 42 años; yo 25. No estoy listo para que me saque». Su receptor, el veterano Ed Bailey lo aconsejaba: «No dejes que te saque. Ganes o pierdas esto es fantástico».

Era el cuarto año de ligamayorista para Marichal, con 262.2 rollos en 1962. Luego de 2 outs en 16ª. alta, Dennis Menke dio sencillo, octavo imparable que cedía; pero dominó al primera base, Norm Laker que iba en blanco, con 2 BBs. En el cierre, Harvey Kuenn dio elevado al central, para que enseguida Willie Mays conectara el jonrón decisivo: 1–0. Marichal hizo 227 pitcheadas contra 201 de Spahn.

Duelos como esos son raros; pero quizá ninguno como, ¿26 episodios? Aunque no crea, el 1 de mayo de 1920, Robins de Brooklyn visitó a Bravos en Boston; Leon Cadore vs Joe Oeschger. «Sporting News» lo catalogó entre los 50 mejores duelos de la historia. Después de trabajar ante 96 y 90 bateadores bajo el mismo orden, destacando que sin ayuda de siquiera un relevo, quedó en empate a 1. Eran las 18:50 de ese sábado siendo que iniciaron a las 15:00 horas. Cadore calculó haber lanzado «al menos 300 curvas». Oeschger (se pronuncia Eshker) dijo, «estimo que como 250, rectas la mayoría». A ciencia cierta no se sabe.

 

Duelo entre Nolan Ryan y Luis Tiant

Nolan Ryan y Luis Tiant
Nolan Ryan y Luis Tiant

Baseball Digest, edición Mayo/Junio, 2013, recuerda a Nolan Ryan (Junio 14, 1974). Los Medias Rojas estaban en Anaheim. «El Expreso Ryan» realizó 234 tiros, reportados por su coach de pitcheo, Tom Morgan, que usó un contador manual. No fueron suficientes ya que no salió para la 14ª., cuando estaban 3–3, regalando 10 pases, ponchado a 19 entre 8 hits. Doble de Denny Doyle con un out mandó Bobby Valentine con el gane frente a Luis Tiant, que lanzó 14.1 sin ayuda. Ganó Barry Raziano en 2 IPs de labor.

 

Teodoro Higuera Y Jessie Flores

teodoro higuera
Teodoro Higuera

El juego de menos pitcheos por un nativo mexicano en la Gran Carpa tenemos que es de Teodoro Higuera: 83 con 55 strikes. Ganó 1–0 en Milwaukee vs Angelinos. Perdió Dan Petry. Con más, de seguro fue Jessie Flores, quien en 1943, su segundo año, tiró 16 IPs sin haber sido relevado, terminando en empate 3–3, septiembre 24, en Filadelfia; compiló 8 BBs y 9 Ks. Bill Dietrich (10) y Gordon Maltzberger (6) del Medias Blancas fueron sus rivales. Ese año (abril 27) registró lo que está comprobado como la apertura más larga para el primer triunfo de por vida en Grandes Ligas: 15.2 IPs, 6 hits, carrera, 6 BBs y 3 Ks. Roger Wolf sacó el último out en Washington donde cayó Ray Scarborough, en relevo de Early Wynn, 2–1. Ignoran las pitcheadas.

En postemporada, sin duda nadie supera a Fernando Valenzuela. En el tercer juego de la Serie Mundial 1981, juego completo de 9 rollos ganó 7–6 a los Yanquis, para que los Dodgers barrieran luego de estar 0–2. Distintas fuentes reportan 147, 153 y de no errar, «El Toro» nos dijo más de 170 lanzamientos.

 

Los 23 K del Zurdo Ortiz

Zurdo Ortiz
Zurdo Ortiz

La LMB no reporta datos de pitcheos; pero hemos confirmado tanto en USA como en México, que César Valdez de Laguna, en Reynosa, venció a los Broncos 6–0 con 78 lanzamientos, siendo 56 strikes: Mayo 6, 2012. Aceptó 5 hits, BBs y 3 Ks en 2:08 horas. La LMP, en su biblia, edición 2015–16, página 242, destaca que Will McEnaney, de Águilas en Guasave, noviembre 30 de 1980 lanzó 59 veces hacia el plato. Pintó de blanco a los Algodoneros 1–0. Un diario de Mexicali lo publicó, sin poder verificarlo a la fecha ni otra fuente. ¿Cuántas pitcheos haría Alfredo «El Zurdo» Ortiz, aquel 2 de enero de 1965, al ponchar a 23 en 13 entradas? Lo irónico es que perdió, 6–4 ante Francisco Ríos que chocolateó a 13, en ruta completa. Los 36 Ks combinados son otro récord de la LMP…

MUCHAS GRACIAS.

edalmada@pasandolabola.com
@toquesdebola