¡Campanazo de venados!

Gabriel Fb

En el beisbol nada está escrito y esto no se acaba hasta que se acaba. Tanto para los directivos como para la afición de Tomateros de Culiacán, Naranjeros de Hermosillo, la temporada 2015–2016 Potosinos Express fue terrible.

Y esto fue lo que sucedió en la postemporada. El equipo Venados de Mazatlán, que en momento alguno estuvo en los pronósticos de los especialistas del beisbol cuando iniciaba la campaña, derrotó a todos con su sorprendente actuación que le permite levantar la corona número nueve en su historia de participación en la Liga Mexicana del Pacífico, pisándole ya los talones a los Tomateros de Culiacán que tiene 10 campeonatos.

En aquel juego inaugural en el que Tomateros de Culiacán estrenaba estadio en su calidad de campeón de la LMP frente a Charros de Jalisco, jamás imaginaron Juan Manuel Ley (que en paz descanse), Armando Navarro y Salvador Quirarte, que sería un año totalmente distinto al de la temporada anterior en la que disputaron el cetro.

Tomateros y don Juan Manuel Ley vivían la euforia que permite ser campeón y más si es el número 10. Estrenaban además estadio, pero en el beisbol y en la vida nada está escrito, Culiacán quedó marginado de la postemporada y el hombre que llevaba tatuado en el corazón un tomate, se nos adelantó a la otra vida.

Charros, por su parte, venía por su segundo año en el beisbol del Pacífico, ya con mayor confianza y seguridad y si en la primera incursión arañaron el campeonato, por qué no ahora sí hacerle ese regalo a esta gran afición que se les entregó en su debut en el beisbol de invierno. Sin embargo, les llegó «el mal fario» como bien lo definió su presidente Armando Navarro y el año fue muy difícil pese al esfuerzo de la directiva de superar la adversidad.

El deporte rey es un mundo donde las sorpresas pueden estar en cada lanzamiento o cada batazo. Y así fue. Primero, los grandes equipos que durante más de medio siglo han escrito grandes historias y que tanta felicidad le han brindado con sus actuaciones a sus seguidores, fueron los primeros en caer. Ni Tomateros ni Naranjeros fueron capaces de pasar al play off. Entre los ocho equipos participantes de los que pasan seis a la postemporada, pues quedaron como los más malos. Eliminados. No era posible que a los dos equipos más taquilleros y con mayor afición, quedaran marginados de disfrutar el deporte rey en enero.

Otro equipo que mucho prometía fue el conjunto de los Cañeros de Los Mochis de la familia Vega, que con el exligamayorista Luis Sojo de mánager, tuvieron una primera vuelta inolvidable, basado en un juego de conjunto de una base mexicana de novatos, formados allí en el municipio de Ahome, Sinaloa, pero finalmente no resistieron la presión y quedaron eliminados en la primera etapa del play off junto con Charros. El equipo en el futuro seguramente se convertirá en un gran protagonista.

Los Yaquis de Ciudad Obregón que quedó en primer lugar sumando juegos ganados y perdidos de las dos vueltas y que traía un señor trabuco, fue eliminado por los Venados de Mazatlán, algo muy sorpresivo, considerando además que los porteños se habían filtrado a la semifinal como mejor perdedor, pero en una serie corta todo puede suceder.

 

El vuelo del águila

20160120aguilasLMP

Llegamos a la final y creímos que Mexicali comería «venado al águila». Nada. Más bien el venado comió águila. Para el mánager de los cachanillas Édgar González, que aparentemente tenía todo para ganar, el mundo se le volteó. El equipo de pronto cayó en el hoyo negro del slump. El pitcheo de Mazatlán funcionó como nunca y la dinamita de Mexicali se convirtió en pólvora mojada.

Águilas se quedó en el camino y es Venados el que representará a México. Y esto ya es historia. Felicidades a Venados y a la familia Toledo Corro que debutan con el pie derecho en la LMP y suerte en República Dominicana.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com

Gabriel Ibarra Bourjac
Sobre Gabriel Ibarra Bourjac 61 Artículos

Editor de Los Peloteros