El rescate de un elefante blanco

Estadio Charros Fb

El Estadio Panamericano de Atletismo, hoy Estadio de Beisbol y casa de los Charros de Jalisco, es el único complejo panamericano que logró rescatarse, rehabilitarse y habilitarse después de un proceso de reforzamiento estructural y cimentación para ser utilizado por las familias de la Zona Metropolitana de Guadalajara y evitar así ser parte de la larga lista de elefantes blancos que fueron pensados sólo para albergar una justa deportiva de unas cuantas semanas en el año 2011, pero no se preveía cuál sería su futuro, uso y destino.

Los socios de Charros de Jalisco, a través de su directiva, han invertido 50 millones de pesos para la rehabilitación de este inmueble construido por el Gobierno del Estado sin estacionamiento y sin redes para la canalización del drenaje, con una cimentación endeble y de graves fallas en su estructura, además del millón de pesos que canalizan cada mes para su mantenimiento, con lo que se le ha podido dar una utilidad práctica a la inversión allí materializada.

El hoy estadio Charros de Beisbol es el mejor ejemplo de rescate de un inmueble que se encontraba casi en el abandono donde anteriormente se le daba un uso que apenas alcanzaba el 2% de su capacidad operativa, siendo utilizado por apenas 16 atletas al mes durante todo un año, hoy es utilizado por un promedio de cerca de nueve mil personas cada día de juego.

Ahora bien, Charros de Jalisco ha logrado lo que ningún equipo de futbol de la ciudad de Guadalajara había hecho: unificar a la afición y hacerlos asistir al estadio. Lo que es una triste realidad es que el futbol se ha vuelto un verdadero peligro para los asistentes, los estadios de futbol son lugares donde se enfrentan las pandillas volviéndose un peligro para las familias, lejos quedaron los tiempos en que las familias y amigos asistían a los estadios de futbol a presenciar los juegos, hoy en día es un riesgo enorme, ya sea por los asaltos o la violencia que generan las barras, esto aunado a el pésimo nivel futbolístico donde los equipos tapatíos no generan triunfos y por el contrario siempre están al borde del descenso.

 

#TodosSomosCharros

Charros, por el contrario, ha logrado unificar a la afición que decepcionada no sólo del bajo nivel del futbol sino también cansada de la violencia en los estadios de futbol, encontraron en el beisbol una opción de esparcimiento sano.

Las entradas al estadio de beisbol Charros van desde los $25 lo que lo hace accesible para cualquier familia, sin el riesgo que la violencia de las barras en el futbol, la mayoría de los asistentes al estadio Charros son familias y grupos de amigos, eso es Charros, un equipo que logra regresar la convivencia sana en un estadio que logró ser rescatado, rehabilitado y habilitado como estadio de beisbol y así evitar que se perdiera dicha infraestructura.

El estadio Charros es cierto que se construyó con dinero público, específicamente con dinero federal y estatal, de la pasada administración encabezada respectivamente por Felipe Calderón y Emilio González; Zapopan donó el terreno.

A diferencia de otros complejos panamericanos, el estadio de Charros es el único que sobrevive y se mantiene en excelente estado, el mantenimiento mensual asciende a un millón de pesos, que son cubiertos por la directiva de Charros de Jalisco».

La zona donde se encuentra el estadio Charros de beisbol se ha rehabilitado y tomado vida de forma importante, la zona, a diferencia de otras colonias cercanas, no se ve vandalizada con grafiti, es segura para habitantes y visitantes, constantemente es vigilada por la policía municipal, no hay mejor forma de contribuir a la reconstrucción del tejido social que el deporte y en este caso Charros de Jalisco cumple con ese objetivo ya que no sólo el estadio es utilizado por el equipo profesional sino que se habilitó como la escuela de talentos de Charros de Jalisco donde cientos de niños asisten a hacer deporte, es un semillero de talentos.

No se puede concebir la zona sin la llegada de Charros de Jalisco, por lo menos no de una forma positiva, el estadio estaría abandonado, en deterioro y sin un uso práctico que justifique la infraestructura que ya existe.

De ahí la importancia que tiene Charros de Jalisco en nuestro estado y nuestra ciudad, se ha vuelto un elemento indispensable no sólo de identidad sino de utilidad y asistencia de familias, es importante que nuestros gobernantes apoyen este tipo de proyectos que contribuyen a la reconstrucción del tejido social y no vean por intereses de grupos políticos o económicos, que se privilegie la voz de las mayorías como en las democracias del mundo.

Para lograr que este tipo de proyectos exitosos se consoliden necesitamos que nuestros políticos dejen de tener visiones cortas y miopes, que dejen de responder a grupos «opositodo», necesitamos seguir impulsando lo bueno, necesitamos seguir teniendo un equipo de béisbol para la ciudad como lo es Charros de Jalisco, nuestra ciudad y su gente lo merece porque #CharrosSomosTodos.