De lesiones y bache de Charros

Estadio Charros

Durante el primer año de Charros de Jalisco en la Liga Mexicana del Pacífico, prácticamente no tuvo tropiezo y menos el caer en un bache o «slump» que es muy común que le suceda a cualquier equipo. Y así, el conjunto jalisciense lideró la temporada, sumados los puntos de las dos vueltas para quedar en primer lugar durante el rol regular.

«Tarde o temprano el equipo se va a caer», llegó a comentar el presidente de la Liga Mexicana del Pacífico, Omar Canizales, a propósito de aquel buen paso que registraba Charros. Pues bien, aquel pronóstico nunca se cumplió. Todo le salió bien al equipo comandado por el mánager Juan Navarrete.

Finalmente el «slump» alcanzó a Charros y fue hasta esta temporada y en la segunda mitad de la primera vuelta cuando una serie de factores se han sumado. El detonante han sido las lesiones de varios de sus jugadores, empezando por el estratégico receptor Gabriel Gutiérrez; casi en forma paralela quedaría también inhabilitado físicamente Jesús «Cacao» Valdez, que estaba como tercero en la alineación; el jardinero derecho Leo Heras ha sido aquejado por las lesiones, así como el parador en corto Jesús «Chuyito» López, incluyendo el bigleaguer de Atléticos de Oakland, Max Muncy. Cinco titulares fuera de acción, lo que no es muy usual en un equipo.

Sumado a ello tenemos que ha faltado el liderazgo de su capitán José Manuel «Manny» Rodríguez, que ha sido líder y bujía del equipo, pero hoy trae un porcentaje miserable de bateo por debajo de las .230 milésimas.

Pero la ausencia que más ha afectado a Charros es la del catcher Gabriel Gutiérrez, considerado el mejor brazo de la Liga y pleno conocedor de sus lanzadores, ya que varios de éstos vienen del conjunto que se formó en el equipo de Algodoneros de Guasave. Los dos receptores novatos que tiene Charros, Ángel Chavarín y Carlos Garzón, con sus actuaciones erráticas han mostrado que no cuentan con la madurez para asumir la máxima responsabilidad de dirigir a los lanzadores, convirtiéndose en el talón de Aquiles.

El bullpen fue el primero que se mostró débil. Las actuaciones de Adrián Ramírez, Iván Salas, Iván Ramírez, Mario Mendoza y Manuel Flores han estado para llorar al no lograr sostener la ventaja que dejaban los inicialistas después de lanzar cuando menos 5 entradas. Pero luego mejoró el bullpen al darles Juan Navarrete confianza a los novatos Marco Campoy, Julio Félix y el siempre efectivo cerrador Brian Broderick, que tiene 6 salvamentos en su récord, con la sensible mejoría de los Ivanes.

Luego empezarían a fallar los inicialistas como si estuvieran afectados por la debilidad de los receptores y que ha acentuado el bache para tener por primera ocasión números negativos en ganados y perdidos.

¿Y qué ha hecho la directiva para salir del bache? No se ha quedado de brazos cruzados: Entre los correctivos que hizo la directiva fue dar de baja a Adrián Ramírez, cuyas actuaciones estaban para llorar; a Kenneth Sigman lo sancionaron y quedó suspendido por indisciplina. Para darle seguridad a los lanzadores este martes dieron de alta al receptor Eduardo Revilla. En los próximos días volverán al roster «El Cacao» Valdez y Leo Heras. La interrogante es cuándo superará el problema de la rodilla Gabriel Gutiérrez.

Creemos que Charros en la segunda vuelta con la recuperación de estos jugadores, la integración de Terrance Maryn y Juan Salvador Delgadillo, deberá recuperar su paso ganador. Charros es un gran equipo, no tenemos duda, y el esfuerzo de la directiva por tener un conjunto competitivo tendrá al cuadro jalisciense de regreso, disputando los primeros lugares.

Charros deberá superar el «slump» que tarde o temprano le tenía que llegar y que inició con las lesiones de 5 de sus titulares.

Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com
Gabriel Ibarra Bourjac
Sobre Gabriel Ibarra Bourjac 58 Artículos
Editor de Los Peloteros