Juan Manuel Ley 50 años de Tomatero

Juan Manuel Ley y Gil Fb

«El beisbol tiene de todo, por eso es tan hermoso y le llaman “el rey de los deportes”, y que tiene cosas que no son tan emocionantes (…) Se sufre y uno tiene que entender que así se tiene que vivir y que la vida así es, buscar la manera de tener una compensación entre una y otra», dice reflexivo el Señor Beisbol de México, Juan Manuel «Chino» Ley entrevistado por Los Peloteros.

«El Chino» Ley se ve relajado, sereno.

Juan Manuel habla de las emociones que le provoca el llamado «deporte rey». «Si me preguntas ‘si volviera a nacer volvería a hacer lo mismo del beisbol’, diría sí», expresa el padre de los Tomateros de Culiacán. Son cincuenta años de ser presidente y directivo de este equipo que ha ganado 10 campeonatos en la Liga Mexicana del Pacífico, dos coronas en el beisbol de la Serie del Caribe y un subcampeonato logrado en San Juan, Puerto Rico en febrero pasado.

La voz de Juan Manuel en la Liga Mexicana del Pacífico pesa. El ingreso de Charros de Jalisco mucho se debe a su opinión favorable. El beisbol es su pasión, quien a base de trabajo constante y talento se convirtió en el principal empresario de Sinaloa.

Al «Chino» Ley la vanidad no le gana. Es un hombre sencillo. Sus logros deportivos y en el mundo de los negocios allí están. Al respecto comenta a Los Peloteros: «Todo lo que hemos hecho en beisbol no es por la trascendencia, sino porque nos gusta. Hemos sido muy beneficiados por todo ese apoyo que nos ha dado la afición. En dondequiera que voy me piden autógrafos y fotos, y esa es una cosa muy valiosa para mi persona».

 

 

Su legado

ESTADIO_hectorespino___2 (1)

«El Chino» acepta que se siente satisfecho por sus logros en el deporte profesional. «No todos los directivos han durado tanto tiempo ni pueden decir que han hecho tantas cosas como nosotros lo hemos hecho», responde a la pregunta sobre su labor trascendente como propietario de Tomateros de Culiacán con sus diez campeonatos en la Liga Mexicana del Pacífico y dos en Series del Caribe.

«Hemos dejado un legado deportivo en donde innovamos mucho en la presentación del deporte tanto nacional como internacional porque hasta los gringos han venido a ver las cosas que hemos hecho en Culiacán».

«El dejar un estadio moderno, actualizado, nuevo, donde la gente está contenta porque tiene un lugar de esparcimiento para la familia, ha sido un deporte donde la familia es primero y ha dado un buen resultado».

 

La entrevista

NUESTRO DIRECTOR DE LOS PELOTEROS, Gabriel Ibarra Bourjac y don Juan Manuel Ley en San Juan, Puerto Rico, durante la Serie del Caribe en febrero del 2015, en la que Tomateros representó a México como campeón de la LMP.
NUESTRO DIRECTOR DE LOS PELOTEROS, Gabriel Ibarra Bourjac y don Juan Manuel Ley en San Juan, Puerto Rico, durante la Serie del Caribe en febrero del 2015, en la que Tomateros representó a México como campeón de la LMP.

Estamos con el famoso «Chino» Ley, el forjador de Tomateros de Culiacán, uno de los equipos emblema de la Liga Mexicana del Pacífico ¿Cómo ha estado?

«Satisfecho, contento con los logros que hemos tenido, fueron logros muy dignos, creo que no nos podemos quejar, estuvimos a un paso del campeonato, no se pudo pero así es el beisbol».

La labor de Juan Manuel Ley en el beisbol mexicano es una labor trascendente, cuando menos son cincuenta años que tiene participando con los Tomateros de Culiacán, diez campeonatos en la liga, dos campeonatos en la Serie del Caribe ¿Qué ha sido para Juan Manuel Ley el beisbol?

«Es una pasión que siento por el beisbol, yo jugué beisbol cuando era joven, mi papá aprendió los tejes y manejes del beisbol, le gustó y cuando vinimos a Culiacán él empezó a tener equipos de beisbol semiprofesionales y después profesionales y en el año 65 brincamos a la liga en la que actualmente estamos, ya tengo 50 años como directivo de esta liga».

En estos cincuenta años ha vivido muchas emociones, el beisbol es pasión, pero también es sufrimiento, platíquenos esos sentimientos…

«El beisbol tiene de todo, por eso es tan hermoso y le llaman el rey de los deportes, el beisbol tiene emociones y tiene cosas que no son nada emocionantes, se sufre, uno tiene qué entender que así se tiene que vivir esto y que las cosas son así y buscar la manera de tener una compensación entre una y otra.

Si me preguntas “¿si volvieras a nacer, volverías a hacer lo mismo del beisbol?”, diría sí».

¿Y tomatero?

«Por supuesto que sí».

En estos cincuenta años que le ha tocado estar frente de Tomateros, como negocio ¿Cómo ha sido?, ¿Ha sido negocio?, ¿Es negocio ahora?

«Nunca ha sido como negocio, ni lo hemos visto como negocio. Lo manejamos como los negocios, pero que hemos buscado el concepto utilidad, no precisamente. Es algo que nos gusta por un lado y por otro lado es algo que manejamos como un concepto de tipo social que nos complementa y nos viste los negocios comerciales».

En el caso de Culiacán y esos 67 años de vida del estadio Ángel Flores…Se convierte en historia. Es leyenda.

«Ya no existe, ahorita en estos momentos puedo asegurarte que ya se derrumbó más del cincuenta por ciento, al día siguiente que se terminó el campeonato entró la constructora con tractores y gente y le dieron duro a esto para tener la oportunidad de entrar a la zona con la construcción del nuevo estadio».

Muchas historias enterradas, ¿Cuáles serían las que más le impactaron?

«Una de las historias que más me llegó fue cuando la temporada llevaba el nombre de mi papá y fue en el 69–70, ese año fuimos campeones. Fue un concepto sentimental muy profundo por lo de mi papá».

Ya que habla sobre la familia, a un empresario es importante que le guste el beisbol para que se den equipos como los Tomateros, en el caso de Juan Manuel Ley es hablar de beisbol, ¿Quién viene detrás de ustedes que ya lo esté apoyando?

«En este momento está mi hermano y mi hijo».

 

Los ocho opositores al estadio

Tomateros Festejando
Tomateros Festejando

¿Le batalló para sacar adelante el nuevo estadio?, porque hubo oposición.

«Hubo oposición relativa, había ocho personas que estaban buscando cómo evitar que se construyera un estadio nuevo, lo cual era una cosa que no tenía sentido, afortunadamente es cosa juzgada y todo ha estado caminando bien».

De los Tomateros han pasado miles de jugadores y decenas de mánagers ¿Qué jugadores podrías destacar que más le emocionaron?

«Tuve muchos jugadores muy buenos, emblemáticos en toda esta época durante cincuenta años, de los últimos tiempos fue Benjamín Gil, a Benjamín lo elegimos porque fue un jugador emblemático de los Tomateros de Culiacán, nos ayudó durante años por su buen juego, su personalidad y su capacidad para jugar el beisbol en los campeonatos últimos que tuvimos. También Vinicio García, el general Adán Amezcua tuvo una época dorada con nosotros, si te enumerara no terminaríamos».

 

Frank Robinson de Tomatero

Frank Robinson

Recuerdo que por los 70 se llevó a Frank Robinson de mánager…

«Lo contraté de mánager-jugador, cuando llega a Culiacán dijo que no quería jugar todavía, quería ver cómo estaba la liga, finalmente logramos que se enlistara como jugador y fue una serie nada más y dio un home run y con eso estuvimos satisfechos, fue un momento bonito porque él es una leyenda del beisbol mundial».

La temporada 2014–2015 en la que Culiacán queda campeón, ingresa Charros de Jalisco, ¿Cómo ve la llegada de Charros y la participación que ha tenido la liga en el Serie del Caribe?

«Creo que cuando la expansión es planeada, pensada y es bien orientada y dirigida es buena, sin lugar a dudas.

Creo que fue bueno el haber llevado a los Charros de Jalisco el plantel que tenía Guasave, yo mismo entusiasmé al gobernador de Jalisco para que nos ayudara a los muchachos a que se comprara el equipo de Guasave.

Él creía que estaban tratando de comprar una franquicia nada más pero le dije que estaban comprando la franquicia y uno de los mejores equipos del Pacífico y así se dio el apoyo para el estadio, los resultados fueron excelentes. Se arregló un estadio que no era bueno ni es todavía pero razonablemente se puede jugar y quedó bastante bien y el trabajo de marketing quedó sensacional».

Ha mejorado el nivel de la calidad de beisbol de la Liga Mexicana del Pacífico…Durante las últimas 5 series del Caribe México ha ganado tres campeonatos y un subcampeonato.

«No es que digamos que el nivel ha mejorado, los hechos lo dicen, estamos desde hace algunos años, desde mediados de los noventa para acá compitiendo de tú a tú con jugadores latinos que juegan en EUA y nuestro papel ha sido bastante honroso y bueno, eso es muestra que el nivel del beisbol mexicano ha tenido un desarrollo bastante bueno».

Hay varias plazas que han solicitado el ingreso a la Liga Mexicana del Pacífico, está La Paz, Tijuana, Tepic y Guasave que quiere regresar…

«Guasave estuvo 45 años en la liga, otra puede ser en Tepic si el gobernador o el que sigue entiende que el estado es beisbolero cien por ciento y les da ese gusto sería formidable; en Tepic sería una cosa sensacional y de paso muy bien para nosotros porque está cerca de Guadalajara y Mazatlán.

En Tijuana puede ser, es cuestión que haya gente que tenga la capacidad y las ganas de arriesgar su dinero».

¿Se siente satisfecho de lo logrado?

«Por supuesto que me siento satisfecho de ello, no todos los directivos han durado tanto tiempo ni pueden decir que han hecho tantas cosas como nosotros las hemos hecho.

Hemos dejado un legado deportivo en donde innovamos mucho en la presentación del deporte tanto nacional como internacional porque los gringos han venido a ver las cosas que hemos hecho en Culiacán

Por otro lado, el dejar un estadio moderno, actualizado, nuevo, donde la gente esté contenta porque tiene un lugar de esparcimiento para la familia, ha sido un deporte donde la familia es primero y ha dado un buen resultado.

Todo lo que hemos hecho en el beisbol no es por la trascendencia sino porque nos gusta, hemos sido muy beneficiados por todo ese apoyo que nos ha dado la afición, en dondequiera que voy me piden autógrafos y fotos y eso es una cosa muy valiosa para mi persona».

Gabriel Ibarra Bourjac
Sobre Gabriel Ibarra Bourjac 58 Artículos
Editor de Los Peloteros