JESÚS «JESSE» FLORES PRIMER PITCHER MEXICANO EN GRANDES LIGAS

Jessy FB

Hace más meritorio el aporte de Jalisco, que cualquiera reconocería como tierra de futbolistas, en especial con el sensacional legado de las Chivas. Sin embargo, siendo creador de cientos de atletas apenas van 3 tapatíos ligamayoristas: Jesús Flores Sandoval, Luis Gómez Sánchez y Miguel Ángel González Martín. En el círculo de espera está Christian Iván Villanueva Limón, entre otros. Con el renacimiento de los Charros, ya flamantes subcampeones de la Liga Mexicana del Pacífico, y el inicio de gran número de escuelas, no tardará en cambiar la cosa.

«Jesse» o «Jess», apodos que recibió en la Unión Americana, nació el 2 de noviembre de 1914, producto de don Juan y doña Fortina. Humildes al máximo, el progenitor trabajaba en un establo, cambiando a la «pizca» de cítricos cuando la familia se mudó al Condado de Orange, California, en 1924. Por recomendaciones y tal vez hasta reunirse con familiares fueron a dar a la Habra, tierras agrícolas identificadas como el Campo Rojo. De acuerdo a censos, procrearon a Jesús, Inez —así aparece en récords— y María. El varón fue estudiante de Washington Junior High —primaria y secundaria—, sin restar sus obligaciones en cosechas de naranja y limón. Por eso que no fue extraño que de 15 años dejara la escuela, con la influencia de haber jugado beisbol cubriendo distintas posiciones, como suele ser entre jóvenes.

Enfrente del empaque, al cruzar la calle había un campo de beisbol donde tuvo que escoger una posición más definida, destacando en la tercera base y de pitcher. En 1938, los Cachorros sostuvieron un «tryout» —pruebas— y siendo que Jesús intentó atraer la atención como antesalista, había tantos que fue mejor demostrar su aptitud sobre el montículo. Logró impresionar a los «scouts» o buscadores de talento, mostrando un repertorio que incluía recta, curva y lo que lo hizo más famoso así como a Fernando Valenzuela, la bola de tornillo o «screwball». Es más, el derecho solía decir en sus recorridos que la aprendió de forma forzada: «Di un pelotazo directamente en la cara a un bateador, quien se levantó como si nada hacia la primera base. Comprendí que mi rápida no era suficiente. Tuve que aprender otra pitcheada y preferí el «screwball». En 4 años por las Menores compiló excelente 66–40 entre clase D (24–6) y doble A que era en esos días la máxima. Mejoraba con el tiempo al grado que en septiembre de 1940 tiraba sin hit ni carrera en la 9a. y con 2 outs, cuando cedió el único imparable.

El 19 de enero de 1941 contrajo nupcias con Consuelo Gómez. Crearon un «grandslam» de hijos: Armida, Isabela, Jesús Jr. y Esteban. Otro esperado día fue el 16 de abril de 1942. Almada y José Luis «Chile» Gómez (1935) ya habían arribado al mejor beisbol del mundo; pero Flores sería el primer serpentinero, dejando gran legado que en sus tiempos parece no haber sido plenamente reconocido. Es curioso, su estreno (abril 16 de 1942) se daría un día después que con los mismos Cachorros lo hiciera el primer puertorriqueño, Hiram (Hi) Gabriel Bithorn Sosa. Fallecería el 21 de diciembre de 1951, antes de llegar a Ciudad Victoria, Tamaulipas. En región cercana, un policía le dio un balazo, desangrándose en el camino de varios kilómetros. Nunca se supo la real causa, registrada de confusión mientras que rumores indicaban que fue intento de robo.

 

SU DEBUT EN 1942

En 1942 registró 0–1, 3.38 en 4 relevos. La decisión era de su debut, en San Luis, donde entró por el abridor Paul Erickson, que aguantó 2.2 innings, 4 hits, 5 carreras, 3 limpias, 2 pases sin ponche ante 15 hombres. A Jesús le fue peor, por nervios y mal fildeo de Chicago que conlleva su error de 3 cometidos en general. Fueron 1.1 entradas, 4 hits, 4 carreras, un par sucias, un pasaporte sin K. Todavía lanzaron Bill Fleming y Tot Pressnell. Por los Cardenales fueron Ernie White (2 IPs de 5 limpias) y el ganador, Bill Lohrman, resto de la jornada. Terminaron 11–6. Por San Luis, el incomparable Stan Musial se fue de 5–3, 3 anotaciones y una producción gracias al primer HR del año. Hoy inmortal estaba en su segunda de 22 temporadas, sumando 3,610 hits. Por décadas fue líder de la Nacional y de sus estadísticas más impresionantes son 1,815 indiscutibles en casa y la misma dosis de gira. Aun cuando otro famosísimo inmortal jugaría con Chicago ese año, Jimmie Foxx, que otrora había sido compañero de «Melo» Almada, llegó a Chicago el 4 de junio. El mejor jugador era el primera base, Phil Cavaretta, aunque en el debut de Flores estuvo en los jardines.

 

DE CHICAGO A FILADELFIA

Antes de pasar Flores a los Atléticos de Filadelfia, vía una compra, en combinación con Bithorn y el cubano Salvador «Chico» Hernández, motivados por el Alto Comisionado, Kenesaw Mountain «El Juez» Landis, y el presidente de la Liga Nacional, Ford Frick, grabaron transmisiones que se oían en países sudamericanos. La II Guerra Mundial estaba en sus peores momentos y un ambiente de amistad más lealtad era oportuno, lo cual con el tiempo fue reportado de gran éxito. Esos Atléticos, que posteriormente tendrían como base Kansas City (1955–1967) y desde 1968 Oakland, habían jugado ya en 8 Series Mundiales ganando 5. Todavía los dirigía el insustituible Connie Mack (por 50 de 53 años); pero eran otros al grado de perder 20 fechas sucesivas en 1943, empatando su récord de Grandes Ligas impuesto en 1916 y que sólo Baltimore ha incrementado a 21 en 1988. De seguro con el colmillo retorcido, Mack había notado algo de Flores.

En su primera apertura (abril 22, 1943), segunda fecha de la campaña frente al derecho de los Medias Rojas, Tex Hudson, que encabezaría la Americana con 22 triunfos, sostuvo un duelazo. La única carrera fue por bola ocupada del jardinero izquierdo Johnny Lazor, en la cuarta Hudson tiró la ruta entera de 3 hits en blanco. Flores perdió en 8 IPs, 2 hits y entre esos doble de Pete Fox que anotó. Lo relevó Roger Wolff, en orden a los 3 de la 9a.

 

LAS BATALLAS DE JESSE

El 27 de abril quedó registrado en anales del mejor beisbol del mundo como labor más larga de la historia para primera victoria de un pitcher. En Washington contra el futuro inmortal Early Wynn que se retiraría en 1963 con 23 temporadas y ganador de 300 juegos, fue otro duelazo. Por 13 episodios nadie cruzó el plato. Ahí salió Wynn, continuando Flores. Con marcador de 2–0 en la 16a., 2 outs y luego de contribuir con sencillo entre 8 hits de Filadelfia sin extrabase, más un toque de sacrificio, fue relevado por el mismo Wolff, con dos embasados (sencillo y pase). Admitió doble de Bob Johnson, anotando Gene Moore, yendo Stan Spence o el empate a la 3a. Pero forzó a Jimmy Vernom con floja rola al cuadro para el último tercio. El derrotado en 3 IPs fue Ray Scarborough (2 hits, 5 BBs). Ambas carreras fueron sucias por pifia de Gerry Priddy, 2a. base. Los Senadores estuvieron a punto de ganar en el cierre de la 9a., con 2 outs; pero Johnson, tratando de timbrar desde la inicial con doble de Vernom fue enfriado en el pentágono por centímetros. Conste, ese no sería el juego más largo de la temporada.

 

LANZÓ 16 INNINGS

El 24 de septiembre, en casa, Flores libraría batalla de 16 capítulos; la ruta más larga para un nativo mexicano en la historia. Su antagonista era Bill Dietrich, de los Medias Blancas, que aguantaría «sólo» 10 entradas y 3 carreras. Estaban empatados a 3 desde la 6a. que Filadelfia anotó un par. No obstante, el cotejo sería suspendido por falta de luz. Flores cedería 10 hits, 8 BBs entre ellas 3 al futuro inmortal, Luke Appling, quien aparte dio sencillo y se robó una base; pero también el jalisciense recetó 9 Ks, ambos récords personales. Gordon Maltzberger lanzaría 6 rollos restantes por Chicago de un imparable. Fue el mejor año en la carrera de Jesús, quien de por vida lanzó al menos 10 rollos en 7 ocasiones; otro récord de oriundos.

 

LANZÓ 231 INNINGS

Cerró con 12–14, 3.11 en 31 salidas, 27 inicios, 13 juegos completos y 231.1 IPs. ¿En un club con marca de 52–102? Fue formidable. Su récord de entradas lo igualó Francisco Barrios (1977) y para derechos aún es el mejor seguido por Esteban Loaiza (226.1 en 2003). Fernando Valenzuela rompió en 1982 su marca de completos, con 18. A la fecha, Flores con 46 es superado únicamente por «El Toro» (113) y Teodoro Higuera (50). Es preciso notar que lo hizo en 973 IPs (11a. cantidad más alta entre nativos mexicanos), mientras que Fernando acumuló 2,930 (1o.) vs 1,380 (5o.) de Higuera.

Jim Sandoval fue un «scout» que también estudió en Washington Junior High, muchos años después de Flores. Realizó gran investigación sobre la vida del derecho, como miembro de S.A.B.R. (Sociedad Investigadora del Beisbol de América). Wikipedia proporciona otro propio, que cuando jugó con los pésimos Atléticos (1943 a 1946), compiló 41–55 (.427) y 3.11 de efectividad. Por cierto en 1946 cerró con 9–7, único arriba de .500, y 2.32, 5o. mejor en el circuito. Esos 4 años, Filadelfia presenta 300–466 (.392). De remache, al retirarse Flores que duró 50 años dentro del beisbol, se convirtió en el mejor «scout» mexicano de todos los tiempos, habiendo firmado larga lista de ligamayoristas, principalmente para los Mellizos. Uno fue Bert Blyleven, recientemente entronizado en el Salón de la Fama de Cooperstowon. Fue el orador en el funeral del tapatío, en 1991, elogiando de forma brillante su vida… MUCHAS GRACIAS

edalmada@pasandolabola.com
@toquesdebola