Venimos duro y curvero

Cacao Charros Fb

El jardinero izquierdo de Charros de Jalisco, Jesús «Cacao» Valdez, en muy poco tiempo se ha convertido en uno de los consentidos de la afición jalisciense. Y es que no sólo se distingue por su oportuno bat y por ser una muralla con el guante en el jardín izquierdo, donde no deja que nada pase por sus terrenos, sino que el caribeño destaca también por su carisma y gran simpatía, que lo hacen mantenerse siempre sonriente y de buen humor y, sobre todo, muy cercano a los aficionados.

Accede amablemente a conversar con la prensa y el público que se acerca para tomarse fotos o pedir autógrafos y cuando se le pregunta cómo viene el equipo en esta temporada, responde sonriente con una expresión típica de su país natal: «Mi gente, ya ustedes saben, sigan apoyándonos que nosotros venimos duro y curvero, como se dice en Dominicana».

Llegó a Jalisco ostentando unos números impresionantes con su equipo de verano, Leones de Yucatán, con los que se alzó como campeón bateador de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) con un .363 de porcentaje de bateo.

 

Luego de arribar por primera vez al circuito invernal, transcurridos los primeros juegos de la presente campaña de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP), el dominicano es, sin duda, de los hombres más temibles en la caja de bateo. Tras las primeras tres series de la Potosinos Express 2015-2016 frente a Naranjeros de Hermosillo, Tomateros de Culiacán y Mayos de Navojoa, el originario de San Cristóbal Palenque, República Dominicana, lleva también excelentes números: en 11 juegos promedia un .325 de average; ha conectado un cuadrangular; 13 hits; dos dobletes y 7 carreras impulsadas.

El outfielder de Charros, quien tiene ya un camino recorrido en el beisbol profesional y tiene como meta dejar huella en la tropa comandada por Juan Navarrete, firmó temprano, a los 17 años con los Chicago Cubs, franquicia con la que permaneció cinco años en sucursales. En esa época, rememora, surgió el popular apodo con el que lo reconocen hoy compañeros de equipo y aficionados: «Cacao».

¿El apodo de «cacao» de dónde viene?

Viene de hace mucho, cuando firmé mi primer año en Dominicana con Chicago Cubs, un compañero me puso el nombre. Siempre me decían muchos apodos y él me dijo: «te voy a poner uno que nunca se te va a quitar», y así ha sido hasta la fecha, lo sigo usando.

Después de estos primeros pasos en el beisbol profesional, Valdez firmó con los Nacionales de Washington, organización donde también permaneció otros cinco años. A partir del año 2012 el outfielder se integró a la Liga Independiente de Japón y este año, a finales del mes de junio, fue drafteado por Charros en Ciudad Obregón. La gerencia deportiva de Charros le otorgaría así la responsabilidad de patrullar el jardín izquierdo en el equipo albiazul.

El recibimiento en Jalisco…

En muy poco tiempo —confiesa «Cacao»— ha sentido el cariño de la afición que respalda en cada juego en casa a los albiazules. Y por ello lo vemos saludar gustoso hacia las tribunas, responder siempre que el público reconoce o aplaude por su actuación en el terreno de juego:

De verdad estoy bien contento por estar con los Charros y el recibimiento que me han dado los fanáticos. Me he quedado bien impresionado. Voy a «homeplate» a tratar de hacer lo mismo todo el tiempo: mirar la bola y ponerla en juego y los hits están saliendo. En verano yo jugué con par de jugadores de Charros en Leones de Yucatán y llegué en confianza. Creo que eso también es lo que me está ayudando en estos juegos.

Sabía de los buenos resultados de este equipo. Mis compañeros en Leones me comentaron que pasaron a la final pero perdieron en 5 juegos. Este año nosotros vamos a seguir trabajando fuerte para ser campeones.

A eso vine, a ayudar al equipo, a ver si ganamos el campeonato. Hay un buen equipo, el equipo está bueno, estamos trabajando bien y fuerte, y si nosotros seguimos así, yo sé que vamos a ser campeones este año.

En Hermosillo conectó su primer cuadrangular en la LMP, y ya ha hecho gala, tanto en casa como de visita, de que es un hombre que arriesga en el jardín para que nada caiga en sus terrenos.

pelotero comprometido…

A mí todo el tiempo me han dicho que se debe jugar cada juego como si fuera el último de tu carrera, por eso yo cuando salgo a jugar trato de divertirme y dar cien por ciento en campo. En la serie inaugural frente a Tomateros de Culiacán me sentí muy cómodo, el pitcher que nos lanzó, Valdez, lo enfrenté en verano y sé las secuencias de pitcheo que me hace, por eso me mantuve listo todo el tiempo en el juego.

La liga (del Pacífico) en verdad es más fuerte, pero hay algunos pitchers que ya jugaron en verano, tengo conocimiento de cómo lanzan y creo que eso me va a ayudar. Cuando tenga gente en posición anotadora, trataré de dar un hit para traer las carreras y ayudar al equipo a ganar, afirmó además el «Cacao».

La afición de Jalisco le ha respondido a sus jugadores. En las primeras series se han reportado entradas de más de 11 mil aficionados al Estadio de Zapopan y es algo que un jugador como «Cacao» Valdez, agradece: Yo me siento muy contento, más con el apoyo que los fanáticos me están dando este año. No tengo mucho con el equipo pero veo que ellos de verdad me están demostrando su cariño y eso es bueno; comentó un pelotero que, no cabe duda, ha llegado para fortalecer al ya muy sólido line up de Jalisco.

El dominicano amplía la amalgama de poderosos cañoneros con que cuenta Jalisco. En su base de mexicanos el equipo presume al «Gigante» Japhet Amador; al capitán José Manuel «Manny» Rodríguez; al centerfielder Eduardo «Mosco» Arredondo, y se suman otros extranjeros de poder como el italiano Alex Liddi y el norteamericano Márquez Smith. Valdez —afirma— llega a jugar cada encuentro como si fuera el último. Y eso ya bien lo sabe la afición…