CHARROS71 Y CHARROS 2015

El 18 de agosto de 1971, los «Charros de Jalisco» lograron su segundo campeonato en la Liga Mexicana de Beisbol, nuestro circuito veraniego, haciendo la histórica hombrada de «levantarse de la lona» ganando a los «Saraperos de Saltillo» los últimos 4 juegos de la serie de 7 tras haber perdido los primeros 3 de ellos, fue el último título obtenido por los peloteros jaliscienses en una liga profesional mexicana, y llegaron a la serie final tras terminar la temporada regular con 82 triunfos y 65 derrotas, siendo así el primer lugar de la Zona Sur, en tanto «Los Saraperos» finalizaron con récord de 86 triunfos y 65 derrotas en el primer sitio de la tabla de la Zona Norte.

En esa ocasión los Charros hicieron lo que parecía imposible, pues se adjudicaron la corona al convertirse en el único equipo que se ha levantado de una desventaja de tres juegos cuando ya parecía estar consumada la victoria de los coahuilenses, de ahí que aquí aplica aquella máxima de Yogui Berra cuando expresó: «esto no se acaba hasta que se acaba», refiriéndose a que en «El Rey de los Deportes» no hay nada escrito hasta que se canta el último out y en el caso de series campeoniles, hasta que se canta el último out del último juego.

Charros llegó a la final de 1971 con un equipo muy diezmado en cuerpo de lanzadores y obviamente no eran los favoritos para llevarse el galardón, pero la escuadra de Jalisco «hizo la hombrada», comandado por su presidente don Álvaro Lebrija, con el inolvidable Benjamín «El Cananea» Reyes como mánager.

La serie del campeonato comenzó en Guadalajara el 11 de agosto y los Charros cayeron por paliza de 1-13 y al día siguiente perdieron 3-6 y se fueron a Saltillo donde el 13 de agosto perdieron nuevamente por el mismo marcador, Charros 6-3, y tras una interrupción por lluvia volvieron a jugar hasta el 15 de agosto una doble jornada ganando ambos encuentros la representativa jalisciense por 6 a 3 el primero, y el segundo cotejo por 4 a 2, para lograr así traer la serie de regreso a Guadalajara, al viejo Parque Tecnológico de la Universidad de Guadalajara y ahí se desarrollaron los últimos dos juegos: El sexto finalizó 3-2 con triunfo para Charros empatándose así la serie final a 3 juegos ganados por cada equipo y el séptimo y último partido lo ganaron los Charros por 5-1, coronándose así en forma por demás emotiva y vibrante en un episodio que jamás olvidaremos los fanáticos beisboleros que pudimos tener esa gran dicha de presenciar la hazaña.

El equipo de «Charros de Jalisco» de 1971 tenía una base muy sólida de peloteros mexicanos y un fuerte cuerpo de serpentineros que se vio debilitado al final de la temporada debido a que Guillermo Raygoza, Cecilio Acosta y Enrique Romo fueron suspendidos por indisciplina por lo que el cuerpo de «tirabolas» quedó solo con el venezolano Pablo Torrealba, quien obtuvo el triunfo en el último partido de la serie por el título, así como Maximino León, quien consiguió el salvamento en el encuentro decisivo y Manuel Lugo, el famoso «Vizconde» o «El Patita Lugo», quien completaba la tercia de abridores, siendo Lugo un especialista en relevo corto y cierre que tuvo que ser utilizado como pitcher inicialista ante los suspendidos y en razón que otros lanzadores como Antonio Pollorena y Ernesto Córdoba presentaron problemas de lesiones, participando en la serie final en breves momentos apoyando al equipo en varios juegos a pesar de estar lesionados.

La receptoría era cubierta por Jaime Corella y Clemente Rosas; en la inicial jugaba Francisco Campos, Roberto Méndez era el segunda base; Benjamín Cerda el antesalista y Lauro Villalobos el parador en corto; los jardines eran cubiertos por Bill Parlier, Jesús Mora, Juan Francisco Menchaca y Mario Salazar.

Tras 45 años, Charros de Jalisco, en esta próxima a iniciar temporada 2015-2016, que será la segunda campaña de su nueva época ahora en la Liga Mexicana del Pacífico, tienen la gran posibilidad de llegar al ansiado tercer campeonato y tienen todo para logarlo, ahora comandados en la directiva por Armando Navarro Peña y Salvador Quirarte Villaseñor, con un muy fuerte equipo que ya demostró la campaña 2014-2015, la del retorno del beisbol profesional a Jalisco, que tienen con qué ganar el campeonato y obtuvieron el subcampeonato, de ahí que los aficionados estamos listos para apoyar y disfrutar la fiesta por el galardón que esperamos lograr.