Luis Alfonso García, un tapatío de buena madera

Luis Alfonso García Fb

Luis Alfonso García es un jugador de buena madera. En la actualidad defiende la primera base de los Leones de Yucatán en la Liga Mexicana de Beisbol (LMB). Cuenta con 36 años de edad y lleva 30 de ellos jugando al beisbol.

García nació el 11 de mayo de 1978 en la ciudad de Guadalajara. Su carrera por los diamantes lo ha llevado a defender las franelas de Boston Red Sox, St. Louis Cardinals, Cleveland Indians, Los Ángeles Dodgers y New York Mets, en la Major League Baseball (MLB), sólo que siempre en sistemas de ligas menores. Ello le ocurrió desde 1997 hasta 2005.

El tapatío es dueño de un potente bateo, mismo que ha demostrado a lo largo de su carrera, tanto en las sucursales de Estados Unidos como en las Ligas Mexicanas de Verano y Pacífico, respectivamente. Sus números en la Triple A de más de 30 homeruns y más de 100 producidas por dos temporadas consecutivas, dieron de qué hablar de él, para dar el brinco a la Gran Carpa.

Existe una leyenda urbana no comprobada que García fue boicoteado por los equipos de la MLB. La razón parece lógica, pero poco entendible, si consideramos que los estadounidenses son respetuosos del juego limpio en todos los deportes.

 

Aquel jonrón histórico

En el torneo Preolímpico de la especialidad de Panamá en el año 2003, el jugador jalisciense fue parte de la novena mexicana que buscaba su pase a los Juegos Olímpicos de Atenas. En dicha competencia, México enfrentó a Estados Unidos. En uno de sus turnos al bate, García le conectó un homerun (cuadrangular) a la selección de las Barras y las Estrellas que los eliminó de toda posibilidad de asistir a los JO de 2004. Fue entonces que se comenzó a manejar el mito de que el jalisciense jamás sería contratado en un equipo de Ligas Mayores en venganza por dicha eliminación. Nadie hasta la actualidad lo confirmó o lo desmintió.

 

Inició en ligas pequeñas de GDL

Pero toda historia tiene un principio. García comenzó su carrera en las ligas pequeñas en la Legión Americana, en Guadalajara. Después pasó a la Universidad de Guadalajara y jugó en el equipo Poliflex en la Liga Intersindical de Tlaquepaque en el viejo Parque Jorge Hernández Loza.

 

De lanzador a jonronero

Cuando se hizo profesional fue firmado originalmente por los Medias Rojas de Boston en 1996, como pitcher. Debutó ese año como lanzador en la Liga de Verano Dominicana, donde alcanzó un par de triunfos, sin derrota y con una efectividad de 3.75.

En 1997 dividió su año entre los Medias Rojas de Liga de Verano Dominicana (DSL). En ese equipo, no conoció la victoria y sí la derrota (0–3, con 5.91 de carreras limpias) y los Medias Rojas de la Costa del Golfo (GCL). Ahí tuvo números de 1 triunfo, 2 derrotas y 1 salvamento. Su porcentaje de carreras limpias fue de 2.87, con 10 bases por bolas y 18 ponches en 15 entradas y dos tercios de actividad.

Sus primeros tres años como profesional fue como pitcher, pero las lesiones, en el codo y en el hombro, lo convirtieron en bateador. A los 20 años, el tapatío dejó la lomita de los disparos y se convirtió en un bateador. Ya con el bate en la mano y con otra responsabilidad en el campo de juego, García comenzó a despuntar. Bateó .212 con 8 homeruns y 32 carreras impulsadas para los Medias Rojas DSL. La historia después de recorrer 5 escuadras en campos de formación, nunca pudo complementar el círculo.

Es por ello que tuvo que regresar a México. Firmó con Monterrey de la Liga Mexicana en 2005. En su campaña de debut, bateó un promedio de .273 en 38 partidos para los Sultanes. En sus 8 temporadas en el máximo circuito veraniego, el hoy refuerzo de las fieras yucatecas acumuló más de 600 juegos, 677 imparables, 116 dobletes, 121 cuadrangulares, 391 carreras anotadas y 498 remolcadas, bateando arriba de .300 de promedio. En el 2014, García estuvo en el top ten de productores de toda la LMB y disputó el título de máximo cañonero al volarse la barda en 26 ocasiones.

Su historial deportivo también nos indica que tuvo experiencia con el equipo japonés Rakuten Goden Eagles, cuando tenía 33 años de edad.

Sin embargo, existe un dato curioso en su currículum deportivo. García ha obtenido una buena cantidad de triunfos en equipo e individuales. Pero, en su tierra natal pocos se han acordado de él. Sólo en un par de ocasiones el Ayuntamiento de Guadalajara le ha concedido la Medalla al Mérito Deportivo. Nadie más y eso que tiene cuatro títulos de campeón jonronero de la Liga Mexicana del Pacífico con Naranjeros de Hermosillo, su equipo de toda la vida.

 

Orgulloso de ser tapatío

Enfrascado en la franela número 18 con los Naranjeros de Hermosillo, el primera base y cuarto en el orden al bat (el bat de poder), el pelotero jalisciense se muestra orgulloso de su terruño y como todo un profesional admite su amor por el equipo de los Naranjeros, pero a la vez no descarta la posibilidad de jugar algún día vistiendo el uniforme de Charros de Jalisco.

Naranjeros ha ganado 16 títulos en poco más de medio siglo de vida de la Liga Mexicana del Pacífico, lo que representa ganar casi 1 de cada tres torneos que disputa, ha sido también dos veces ganador de la Serie del Caribe, la primera en 1976 en República Dominicana dirigidos por Cananea Reyes y la más reciente en este mismo año en Margarita, Venezuela, dirigidos por Matías Carrillo.

Y por supuesto un equipo grande sólo se construye con grandes peloteros, entre ellos un puntal, un baluarte de los grandes triunfos de Naranjeros es el jalisciense Luis Alfonso García, quien se ha coronado con los sonorenses en las temporadas 2000–2001, 2007–2008, 2009–2010 y 2013–2014.

—No pierdes la esperanza de vestir la franela de los Charros de Jalisco.

¿A ti te gustaría vestir la franela de Charros? —le preguntó Mario Ávila al entrevistarlo aquí en Guadalajara el pasado año.

—«Ahorita estoy con Naranjeros, llevo 16 años con el equipo, toda mi carrera en el beisbol de invierno he estado con el equipo de Naranjeros y es un equipo al que le tengo mucho cariño, me vio nacer como profesional y he tenido muchos y muy buenos años aquí con Naranjeros. La verdad no me veo con otro equipo, pero si se llegara a dar la oportunidad, si se llega dar el caso, yo con gusto lo hago, soy un pelotero profesional y como tal le gusta hacer bien las cosas».