Daniel Fernández el Inmortal Diablo Rojo

Daniel fernandez diablos
Hablar del jardín central de los Diablos Rojos del México es sinónimo de lealtad a una sola institución. Es mencionar, sin duda, a Daniel Fernández, el ídolo de la afición escarlata, en los ya desaparecidos parques del Seguro Social y Foro Sol, ambos en la Ciudad de México.

Fernández era inconfundible con su número 11 en la franela de los Pingos capitalinos, con quienes cosechó todos los éxitos de su carrera. Es considerado uno de los mejores peloteros de la historia del país y su nombre destaca desde hace años en los libros beisboleros.

Sus números hablan por sí solos. Fue líder en carreras anotadas (1873), sublíder en bases robadas (479), sublíder en triples (111), cuarto lugar en hits conectados (2684), octavo lugar en dobles (388); sumó 26 temporadas (mayor cantidad para un jardinero); 15 juegos de estrellas; 22 playoffs jugados, siempre con el mismo equipo; participó en 15 playoffs en forma consecutiva (1985–1999) y 12 series finales jugadas y 7 ganadas.

Su promedio de bateo de por vida fue de .313, con 16 campañas consecutivas bateando arriba de las 300 milésimas.

Todos esos datos fueron reflejo de una brillante trayectoria con el México. Por ello, en la inauguración de la temporada 2014, cuando Fernández era mánager de Leones de Yucatán, el gobernador de la entidad, Rolando Zapata Bello, en el parque Kukulcán, de Mérida, le entregó un reconocimiento por su ingreso al Salón de la Fama del beisbol nacional que tiene sede en Monterrey, Nuevo León.

Desde el año pasado (clase 2014) junto a Fernando Valenzuela, Ricardo Sáenz y al directivo Cuauhtémoc Rodríguez, Fernández es parte del recinto de los inmortales.

Recientemente y como parte del 75 aniversario de la fundación de Diablos Rojos, se entronizó a seis nuevos elementos a su Salón de la Fama, como parte de la segunda generación de tal recinto. Uno de ellos es nuestro pelotero Daniel Fernández, quien junto a Ramón Arano, (pitcher poseedor de múltiples récords en Liga Mexicana de Beisbol); Alonso Perry (primera base ganador de la triple corona de bateo en 1958) y José Luis Borrego Sandoval (parador en corto y actual coach y manejador en sucursales), son parte de los eternos escarlatas.

Fernández Méndez nació en la comunidad de Cardel, zona dedicada principalmente a la caña de azúcar y ubicada a 30 kilómetros del Puerto de Veracruz en el estado del mismo nombre, el 20 de agosto de 1965. Fue el tercero de seis hermanos. Desde muy pequeño, su padre José Fernández Viveros les enseñó la carpintería y la venta de periódicos, antes de enseñarlo a jugar beisbol, deporte que adoptó como su forma de vida y que le dio la fama en los diamantes mexicanos.

En 1985 se convirtió en jugador de los Pingos escarlatas, después de haberse formado en la Academia de Pasteje (Ernesto Peralta Quintero) y jugar en las sucursales del México, en Sonora y más tarde en los Cafeteros de Córdoba.

Entre sus datos curiosos como pelotero se destaca, el hecho de cuando rompió el récord de carreras anotadas, que tenía antes Héctor Espino, lo hizo con un homerun. Lo curioso es que por su físico no se destacaba dando estos batazos, apenas y pasó de los 50 en toda su carrera.

Nuevamente, cuando los Diablos se cambiaron de estadio al Foro Sol, él fue el primer diablo en dar homerun en ese estadio, a pesar de que los Diablos contaban con muchos cañoneros de gran poder.

En la Liga Mexicana del Pacífico (LMP) participó en 21 temporadas, con un promedio de bateo de .264. Anotó 615 carreras con 1028 hits conectados (143 dobles y 26 triples). Fue Jugador Más Valioso (MVP) en la temporada 1997–1998 al defender la casaca de Mazatlán. Su última temporada fue la 2004–2005. Destacó con Venados de Mazatlán, aunque también jugó con los Cañeros de Los Mochis y Naranjeros de Hermosillo.

En su primera temporada como mánager en la Liga Mexicana de Beisbol resultó campeón con la novena de sus amores, el México. Venció en la Serie Final a los Sultanes de Monterrey. Además, fue elegido por votación Mánager del año de la Temporada 2008. Hizo campeón de nuevo a los Diablos Rojos de Tepic en la temporada 2008–2009 en la Liga de Beisbol del Noroeste de México, logrando así este equipo 3 torneos ganados con Daniel Fernández como mánager las 3 ocasiones.