El legendario Fray Nano

Fray-nano-FB
La actual casa de los Diablos Rojos del México, en la capital del país, el estadio lleva como nombre «Fray Nano», en honor y homenaje a Alejandro Aguilar Reyes, integrante de la primera generación (1973) del Salón de la Fama del Beisbol Mexicano en Monterrey.

Aguilar fue un famoso periodista y uno de los impulsores del deporte mexicano. Fundó la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), junto a Ernesto Carmona, en 1925 y se mantuvo alto comisionado de la Liga Mexicana hasta 1942. Dio vida también a la Comisión de Box y el primer periódico deportivo del mundo, «La Afición», convertido hoy en el suplemento deportivo de los diarios de Grupo Milenio.

Como cronista deportivo firmaba sus textos bajo el seudónimo «Fray Nano». El motivo era muy sencillo. El nombre proviene de la mala pronunciación de su hermano menor de «Alejandro», como «Nano». Reyes añadió Fray, que es una palabra española para un hermano religioso. Y así nació el mote, aún vigente y presente en un inmueble deportivo.

El joven periodista en la segunda década del siglo pasado era amante del Rey de los Deportes. Para conocerlo con precisión, viajó a Estados Unidos un sinfín de ocasiones para ver juegos, aprender y escribir de las Series Mundiales. Fue el pionero de la materia en nuestro país. Ya después vinieron nombres y hombres como Pedro «Mago» Septién, Óscar «Rápido» Esquivel, Jorge «Sony» Alarcón y Tomás Morales, aún vigente.

El 20 de abril de 1925 se cantó playball en el Deportivo Anáhuac, con esto se ponía la antesala a la Liga Mexicana de Beisbol. El primer paso de organizar una liga mexicana se dio gracias a la visión de Aguilar Reyes. Solamente eran asociaciones del Distrito Federal encargadas del deporte. Aun así los periódicos de aquellos años daban por iniciado el torneo de beisbol con los equipos.

Las novenas de esa competencia fueron México, Guanajuato, Agraria, Águila de Veracruz y 74 Regimiento de Puebla. Tres meses después, el 24 de junio de 1925, se fundó la Liga Mexicana. El primer juego se llevó a cabo en el Parque Franco-Inglés entre México y Agraria que posteriormente tendría el nombre de Carmona. El partido duró 14 entradas y lo ganó el México.

Como periodista, en diciembre de 1930, para ser exactos el día 25, Aguilar Reyes, con treinta años de edad, sacó al mercado la primera publicación, sin información política o de otra índole. Eran ocho páginas con textos deportivos. Una aventura poco imaginable para la época. La hazaña comenzó como un semanario.

Después de una vida detrás de una máquina de escribir, propias de aquellos años, Fray Nano, el 12 de noviembre de 1961, al cuarto para las seis de la tarde de ese día, en el Hospital Español, en la Ciudad de México, murió víctima de una afección cardiaca complicada por diabetes. El sepelio se realizó en el Panteón Español.

«Fray Nano» fue inducido al recinto de los inmortales beisboleros junto a Roberto «Beto» Ávila, José Luis «Chile» Gómez, Baldomero «Melo» Almada, Alberto Romo Chávez, Jesús «Cochihuila» Valenzuela, Jorge Pasquel, Ernesto Carmona, Roy Campanella, Joshua Gibson y Monford «Monte» Irvin. La ceremonia de apertura de dicho sitio se inauguró el 10 de marzo de 1973, con la entronización de los personajes mencionados, incluyendo los de las votaciones de 1939 y 1964. En el evento tuvo invitados especiales como el entonces Comisionado de la Major League Baseball (MLB), Bowie Kuhn.

Como agradecimiento a la ardua labor periodística y promoción del deporte mexicano, la directiva de los Diablos Rojos realizó el pasado 30 de marzo del presente año un emotivo y sencillo homenaje al legendario «Fray Nano», en el estadio que desde hace años lleva su nombre en Ciudad Deportiva.

El cuadro escarlata decidió develar una placa conmemorativa en honor al destacado comunicador, quien siempre estuvo ligado al deporte en general en esta capital. Antes del partido de exhibición entre Diablos Rojos y Guerreros de Oaxaca, en el centro del diamante del remodelado parque «Fray Nano», la directiva y los familiares más cercanos del periodista, develaron la placa que quedará para la posteridad en este inmueble deportivo.