You are here
Home > Opinion > Chito Rios

Chito Rios

jesus chito rios

El número 2 en la franela de los Tigres, en el beisbol de la Liga Mexicana (LMB), tiene un significado especial. Su anecdotario deportivo tiene cientos de vivencias y marcas personales, aún vigentes. Nos referimos, en esta oportunidad, al lanzador oaxaqueño Jesús “Chito” Ríos Villalobos.

Tan grande fue su carrera con los felinos por 12 temporadas que durante la presentación del equipo en casa en la temporada 2015, el pasado 4 de abril (Estadio Beto Ávila de Cancún) la directiva retiró dicho número. También es uno de los inmortales de la pelota mexicana. Su nombre es parte del Salón de la Fama, en Monterrey, Nuevo León.

Ríos fue siempre un ponchador por excelencia. 2 mil 549 chocolates sirvió a sus rivales y la dejó como una marca para los libros de estadísticas. Con esa cifra, dejó en el segundo sitio de LMB a otro inmortal como lo fue Ramón “Tres Patines” Arano, quién recetó 2,380 ponches. El récord de ponches lo consiguió vistiendo el uniforme de los Olmecas de Tabasco, al ponchar a Oswaldo Morejón de los Leones de Yucatán en el estadio Centenario 27 de Febrero de Villahermosa, Tabasco.

Su brazo derecho era único y aunque no poseía una gran velocidad con la recta (88 millas en promedio), sí dominaba un repertorio de disparos, que hicieron sufrir a más de uno en la caja de bateo.

El retiro de su número 2, se unió al 1 del fundador del equipo Alejo Peralta y Díaz Ceballos; el 24 de Matías Carrillo emblema felino y poseedor de las marcas ofensivas del equipo. El 12 del número uno en salvamentos el panameño Santos Hernández y el 23 de José de Jesús “Pepillo” Rodríguez.

Ríos Villalobos nació en la comunidad de El Espinal (Oaxaca) el 1 de septiembre de 1963. Hablar de “Chito” Ríos es referirse a uno de los grandes lanzadores en las ligas profesionales de México. Ganó 163 juegos, se apuntó 38 blanqueadas. Lanzó 2,129 innings. Debut en LMB el 7 de marzo de 1984. Se retiró de los diamantes mexicanos el 14 de junio del 2007. Además de Tigres (1984 a 1995 y 2007), defendió los colores de Acereros de Monclova (1996 a 1999), Torreón (2000), Leones de Yucatán (2001 al 2002) y Olmecas de Tabasco (2002 al 2007).

“Chito” Ríos se dio a conocer en la Liga del Istmo, en donde de inmediato enseñó cualidades para ser una superestrella. Después fue llamado por los Tomateros de Culiacán a la Liga Mexicana del Pacífico, se incorporó también a la desaparecida Asociación Nacional de Beisbolistas (ANABE) y de ahí dio el brinco a los otroras Tigres del Distrito Federal, quienes jugaban y compartían escenario con los Diablos Rojos del México, en el ya también desaparecido Parque del Seguro Social. Debutó en la LMB en 1983, logrando el nombramiento como Novato del Año.

Con los Tigres, el brazo derecho oaxaqueño fue campeón en 1992. Tuvo dos temporadas de 20 victorias; además de que terminó como número uno de ponches en la LMB, durante las campañas de 1984, 1987, 1988, 1992 y 1997. Se recuerda en 1985, en su tercera campaña con los Felinos, completó cada uno de los 26 juegos iniciados. En total, fueron 225 innings de trabajo y al menos ponchó a dos bateadores en todas sus salidas.

Otras de las hazañas deportivas de Ríos, cuentan las anécdotas beisboleras que en la ANABE lanzó 63 entradas al hilo sin aceptar carrera limpia. Tuvo una temporada de 202 ponches y recetó nueve strike outs (ponches) consecutivos. “Chito” Ríos se mantuvo como lanzador activo por espacio de 24 años.

Jesús “Chito” Ríos también tuvo una brillante trayectoria en la Liga Mexicana del Pacífico (LMP) donde ponchó a otros 1,043 bateadores. Su inducción al Salón de la Fama se dio en la generación del 2013, junto a otra leyenda felina como el también lanzador Juan Suby, además de Cornelio García, Alfredo Mariscal y el ampáyer Jesús Monter.

Top