You are here
Home > Opinion > “LA MANZANA”… que no es Pera. Y unas de los Yankees de New York

“LA MANZANA”… que no es Pera. Y unas de los Yankees de New York

Un saludo afectuoso a mis siete fieles lectores… que aguante tienen si… ñor…

Estos paréntesis beisboleros entre temporadas nos hacen perder ritmo al no vivirlos en carne y hueso en nuestro estadio, más eso no quita el que en otras latitudes se sigue jugando el rey de los deportes y de ahí vendrán los peloteros que nos hagan vibrar el próximo campeonato.

Veo con agrado que el número de participantes aumenta conforme aparece mi columna, hecho que agradezco y valoro con especial afecto, aunque aún faltas tú. ¿Qué opinas, tienes alguna anécdota para que compartir, dudas acerca de una regla o jugada, deseas expresar algún comentario?… Recuerda que eres tú con tus inquietudes, el que nutre esta sección.

Y para no desentonar con la tonada que a todas horas suena en esta época de votos, votas o te botan…

Porque hay que tener presente que en política hay que hablar de democracia… pero la palabra del jefe, siempre es mayoría… ¿o no?**

Y ya sabiendo que el que se mete en la política, es como el gato en una chimenea…o sale quemado… o sale tiznado. Ahoravamos a lo nuestro y dejemos ese tema a los que andan en ello….

 

EL Pitcheo…

Picheo
El pitcher o lanzador es un jugador fundamental en todo equipo de béisbol.

 

Un lanzador, pícher o pitcher es el jugador que lanza la pelota desde el montículo hacia el receptor con el objetivo de sacar al bateador e impedirle avanzar hacia la primer base con el propósito de anotar y/o ayudar a sus compañeros anotar carreras. Cómo ya mencione en columnas anteriores, a esta posición se le asigna el número 1.

El lanzador debe lograr que la bola llegue hasta el cátcher sin que el bateador la golpee. Sin embargo el lanzamiento, para ser bueno, debe cruzar la zona de strike o de lo contrario será contada como una bola mala.

Cada bateador puede dejar pasar o fallar hasta dos bolas buenas o strikes, porque al recibir el tercer strike pierde su turno y se dice que es puesto Out por el lanzador. Por su parte, el lanzador tiene hasta tres oportunidades de lanzar una bola mala, dado que al fallar un cuarto lanzamiento le regala la primera base al bateador de quien se dice entonces que se enbasa por base por bolas (o “Walk**” en inglés).

El lanzador tiene libertad para pichear múltiples estilos de lanzamiento, que incluyen bolas rápidas, bolas lentas, curvas, cambios de velocidad… Seguramente habrás observado que el receptor, antes de cada lanzamiento, le hace una serie de señas raras al pitcher y no_…_ no lo está invitando a cenar, ni le recuerda ningún pasaje desagradable de su vida marital o maternal… Le está proponiendo opciones de picheo por medio de esas señas y será el lanzador quien decide si acepta o rechaza las opciones propuestas.

El receptor o cátcher es uno de los jugadores más valiosos dentro del esquema defensivo del equipo, este debe estudiar, analizar a cada bateador enemigo de una manera profunda; conocer sus debilidades y fortalezas respecto a los lanzamientos que le agradan y se le facilita conectar o aquellos que se le dificultan más. Con base en ello y a la situación particular de la jugada, propondrá al pitcher el lanzamiento que a su buen entender y experiencia considera el más adecuado.

El Pitcher por regla, durante su lanzamiento, deberá mantener un pie siempre tocando la goma del montículo. Lanzará la pelota hacia el receptor quien la espera detrás del home. Al mismo tiempo el bateador, colocado en la caja de bateo, espera el lanzamiento y decide si intenta batearlo o si lo deja pasar. Si logra pegarle a la pelota en dirección al campo de juego y tiene éxito en correr hasta llegar a la primera base antes de que el equipo contrario logre llevar la pelota hasta esa base, se dice que el bateador logra un hit; caso contrario quedará Out si el batazo resulta ser un elevado y es atrapado “de aire”. También puede no darle a la pelota sin impedir que el receptor la atrape, o puede dejar pasar una bola buena lo que cuenta como un strike, o puede golpear la pelota hacia fuera de los límites laterales del campo de juego, lo que se llama foul_. Un bateador puede golpear de foul la pelota de manera infinita hasta que uno de estos sea cachado de aire por un jugador a la defensiva.

El tema del pitcheo y los pitchers da para mucho. En mis próximos comentarios y anécdotas escribiré acerca de los diferentes criterios que se utilizan para clasificarlos…

Pero para calentar tema, ¿estarías dispuesto a participar en la trivia?

  • ¿Cómo se clasifican los pitchers de acuerdo al momento del juego en que son utilizados?
  • ¿Cómo se clasifican los lanzadores de acuerdo a los tipos de pitcheos que efectúan?
  • ¿Cuáles son las tres categorías principales, aunque no únicas, en las que se pueden clasificar los lanzamientos del pitcher?

 

La Manzana que no es Pera…

memo garibay

Guillermo “Memo” Garibay era un manager muy querido por sus peloteros y tenía sus puntadas de vez en cuando. Una de ellas fue bautizar al autobús en que viajaba el equipo como “La Manzana”. Cuando un despistado pelotero recién llegado al equipo le preguntó el motivo del apodo, Garibay muy serio le contestó. **_“Es manzana, porque no-es-pera_**. ¿Me entiendes?”.

Y si, “La Manzana” nunca esperó a nadie, todo mundo tenía que estar a tiempo para salir, so pena de quedarse.

 

Roger Maris, el amo del tiempo…

roger maris

Un novato estaba sentado junto a su entrenador viendo jugar a Roger Maris, en su posición tradicional del jardín derecho, este eliminó al jugador de primera base y lanzó para eliminar al jugador de tercera base.

-Chico, no volverás a ver una jugada como esta en un millón de años -dijo el entrenador.

Tres innings después Roger Maris lo volvió a hacer.

-El tiempo vuela cuando uno está jugando en las Ligas Mayores – dijo el novato.

Los dos continuaron sentados, mascando chicle y disfrutando de Roger Maris.

 

Yogi Berra y su swing de golfista

Yogi Berra

En 1950 el receptor de los Yankees de Nueva York, el legendario Yogi Berra fue ponchado solamente en 12 ocasiones en 656 turnos al bate, eso quiere decir que solo se comió un chocolate cada 54 turnos ese año.

Berra se paraba a batear del lado de los zurdos y era muy conocido por intentar batear pelotas fuera de la zona de strike con unos swings raros y descompuestos, es por eso que impresionaba todavía más su baja tendencia a abanicar la brisa. Comentan que en una ocasión mando una pelota por encima de la barda de homerun a pesar de que el lanzamiento había picado primero en el suelo.

Cuando le preguntaban por ese peculiar swing de golfista, él respondía con su particular filosofía: “Si se pueden conectar, entonces son bolas buenas”…

Al final de su carrera de 8,359 apariciones al plato, conectó 356 jonrones, impulso 1,430 carreras, recibió 704 bases por bolas y solamente fue ponchado en 414 ocasiones…

Detalles

Hasta aquí por hoy, te reitero que está abierto un canal de participación para que tú, querido aficionado, compartas con nosotros tus Anécdotas, Reglas y Remembranzas.

Y súmete que te quedó jabón…

Hasta la próxima….

Alberto Cárdenas Camarena 
acardenas77@hotmail.com
Top