Beto Ávila, un mexicano con estrella

Beto Avila

Al hacer memoria sobre las grandes figuras del beisbol nacional, no podemos olvidar el nombre de Beto Ávila. Considerado por los expertos como la primera gran estrella del beisbol mexicano.

Roberto Francisco «Beto» Ávila González era su nombre completo. Nació el 2 de abril de 1924 y murió el 26 de octubre de 2004 en el estado de Veracruz. En México y América Latina se le conoce hasta la fecha como Beto Ávila y en las Ligas Mayores, donde también fue ídolo, se le recuerda como Bobby Ávila.

Jugó la segunda base y era diestro. Narran las crónicas deportivas de los diarios de la época que el veracruzano era un gran bateador. Como profesional, vistió un total de 8 casacas.

En Major League Baseball (MLB) defendió las franelas de Cleveland Indians (1949-1958), Baltimore Orioles (1959), Boston Red Sox (1959) y Milwaukee Braves (1959). En México jugó para los Pericos de Puebla y los Tigres de México en la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) y para los Chileros de Xalapa en la Liga Invernal Veracruzana. Además de lo anterior, también derrochó su calidad en los diamantes cubanos con los Azules de Almendares en la Liga Cubana a fines de los años cuarenta.

Cleveland le ganó a New York Yankees el contrato del mexicano. Los Indians lo adquirieron como segunda base. En ocasiones también defendió la tercera almohadilla. Los Indians pagaron por Ávila 17 mil 500 dólares, cuando ya era una estrella consagrada de la Liga Mexicana. Fue el primer mexicano en ser un suceso en las Ligas Mayores. Debutó el 30 de abril de 1949 contra Detroit Tigers, a la edad de 25 años con 28 días. Aquella tarde de abril, 56,340 aficionados vieron la presentación del mexicano en MLB y la victoria de los felinos por 7 a 5. En su campaña-debut apenas alcanzó 31 partidos y en 15 ocasiones se presentó en la caja de bateo. Durante 8 años fue segunda base titular.

El primer gran suceso de Ávila González llegó en la campaña de 1954. En esa temporada se consagró como el campeón de bateo de la Liga Americana con un porcentaje de .341, lo cual fue una marca para aquellos años. Fue el primer latinoamericano en obtener un título de bateo en MLB, rompiendo la buena racha de Ted Williams quien para entonces sumaba cuatro de los seis títulos de bateo que logró en su carrera, ganó en par de ocasiones la triple corona ofensiva y el mismo número de veces fue nombrado jugador Más Valioso. Años más tarde, ambos jugadores defendieron la franela de Boston Red Sox.

bobby avila willie mays
Bobby Avila y Willie Mays

 

Las estadísticas de 1954 nos recuerdan que los números del mexicano en dicha campaña fueron de 15 cuadrangulares, 112 carreras anotadas y 67 carreras producidas. Jugó 143 partidos. 638 ocasiones estuvo en la caja de bateo. Anotó 112 carreras, conectó 189 hits (27 dobles y 3 triples). 59 ocasiones recibió base por bola y se ponchó 31 ocasiones.

«Si ya había sido campeón en otras ligas como la mexicana y la cubana, entonces no veía la razón de no conseguirlo en las Ligas Mayores», reveló en una entrevista de aquel año Ávila a los medios que cubrían al equipo.

En 1954, Cleveland impuso una marca de victorias en la Liga Americana (AL), pero en la Serie Mundial fueron barridos por los New York Giants en cuatro juegos. La Serie, recuerda, la historia será recordada por la famosa atrapada que realizó Willie Mays de espaldas a home.

El 29 de septiembre de 1959, a los 35 años con 180 días, Ávila González jugó su último partido en MLB. Lo hizo con Milwaukee Braves en un partido contra Los Ángeles Dodgers que ganaron los californianos 6-5. Después de 11 años de carrera por los diamantes estadounidenses, Ávila jugó 1300 partidos. 5344 se paró a batear, anotó 625 carreras con 1296 hits (185 dobles, 35 triples y 80 cuadrangulares). Le regalaron 561 ocasiones la primera base. 399 se fue con chocolate (ponche), para un promedio histórico de .281. Para redondear su carrera en MLB, fue al Juego de Estrellas de las temporadas 1952, 1954 y 1955.