You are here
Home > LMB > El “Rey Pancho” ahora en el cielo

El “Rey Pancho” ahora en el cielo

Francisco “Panchillo” Ramírez Conde
Francisco “Panchillo” Ramírez Conde

Un brazo mágico llegó al cielo la semana pasada. Seguramente, ya lanza sus famosos tiros que en vida lo hicieron inmortal. Su nombre Francisco “Panchillo” Ramírez Conde, pitcher estelar de varias novenas en nuestro beisbol, incluyendo a los Charros de Jalisco.

En 1982, ingreso en la ciudad de Monterrey al  Salón de la Fama, junto a Bill Wright, Manuel Echeverría, Mario Ariosa y Horacio López Díaz, elevados a los altares beisboleros en la misma generación.

Su trayectoria de 17 temporadas de 1950 a 1970 en la Liga Mexicana como pitcher estelar, donde participó con Tuneros de San Luis, Diablos Rojos del México (campeón en 1956) y ganador de la triple corona de pitcheo, con Sultanes de 1961 a 1967, así como campeón en 1962 y con Charros de Jalisco, campeón en 1967, se han quedado en grades recuerdos.

El pasado el miércoles 5 de febrero a la edad de 86 años, en su natal San Luis Potosí (SLP) dejó de existir. Ramírez, nació el 9 de Marzo de 1928. En los diamantes mexicanos, dejó un récord de 184 triunfos a cambio de 161 derrotas, como sus números de por vida en la Liga Mexicana de Beisbol, con una efectividad de 3.69.

“Panchillo” como le conocían muchos, también llevaba otros tres motes de identificación. Uno de ellos era “el hombre de la mano bruja”, porque de niño sufrió una fractura en la muñeca derecha, y ese accidente de cierta manera le ayudó a lanzar con mayor facilidad las curvas. Los otros dos motes como se le conoció eran el “Rey Pancho” o el “Conde” Ramírez.

Se inició en el beisbol de aficionados a los 18 años de edad. Como lanzador formó parte del representativo de México que compitió en el Campeonato Mundial de Beisbol Amateur en Managua, Nicaragua en 1948. Aquel representativo era manejado por Eustaquio “Taco” Martínez y Domingo Santana. “Panchillo” vio acción en un juego contra República Dominicana que no tuvo decisión.

Debutó como profesional en la hoy Liga Mexicana de Beisbol (LMB) en 1950 con los Tuneros de San Luis, franela con la que fue Novato del Año con marca de 3 ganados 5 derrotas. Con un bajo promedio de carreras limpias admitidas de 2.67. Para 1952 pasó a los Diablos Rojos del México, con quienes fue campeón en 1956, año en que ganó la Triple Corona de Pitcheo con marca de 20-3, 2.25 de efectividad y 148 ponches.

En 1958, con los Diablos Rojos del México, le ganó a los Piratas de Pittsburgh en un juego de exhibición en la capital del país por 5-4. Años más tarde, de 1961 a 1966 fue parte de los Sultanes de Monterrey. En 1962, alzó el título con la novena regia al lado de peloteros como Alonso Perry, Vinicio García, Alfredo ‘Yaqui’ Ríos, Héctor Espino, Alfonso “Gallina” Peña. Clemente “Sungo” Carrera, era el manager Sultán.

Tras su experiencia norteña, Hernández se cambio a los Charros de Jalisco. Y precisamente en su primer campaña en 1967, obtuvieron el gallardete con Guillermo “Memo” Garibay como timonel. “Panchillo” ganó 12 juegos y completó 14 con 2.75 en carreras limpias.

salazar panchillo
Panchillo y Lázaro Salazar

 

El 16 de agosto de 1967, es una fecha inolvidable para los aficionados de Charros. Quienes vieron ese día a la novena jalisciense recuerdan que “Memo” Garibay llevó a Jalisco a su primer campeonato. Fue también la culminación de sus trabajos dentro de la organización jalisciense, una organización que se distinguió en los setenta por formar jugadores, desarrollaros y venderlos a Grandes Ligas, desde su aparición en 1949.

Aquella noche, Pancho García, Eladio Urías, Pepe Rodríguez, Elrod Hendricks, Winston Llenas, Ildefonso Ruiz, Rivera, Mendoza y Panchillo Ramírez el gran lanzador, entre otros buenos peloteros, festejaron con Garibay el campeonato. El marcador fue 7-0, venciendo a los Diablos 7-0 en su propio estadio.

Ildefonso Ruiz, dicen los textos periodísticos de la época, produjo con sus batazos 3 de las 7 carreras, pero el gran triunfo fue para el lagunero Memo Garibay. Ramírez fue el pitcher de los Charros para amarrar ese empate por la corona y lanzó un gran partido de sólo cinco hits, que fue su blanqueada número 30 en la Liga Mexicana.

Los Charros vieron sus mejores glorias jugando en el Estadio Tecnológico de la Universidad de Guadalajara. Durante estos años consiguieron dos campeonatos, uno en 1967 y otro en 197, bajo la batuta de Benjamín “Cananea” Reyes, otro inmortal del Rey de los deportes.

Tras su deceso, los libros de historia del beisbol mexicano nos dicen que la mejor temporada de Ramírez Conde en la Liga Mexicana fue en 1956, cuando sumó 20 victorias por sólo tres derrotas y un excelente promedio de efectividad de 2.25.

En la Liga de la Costa hoy conocida como Liga del Pacífico jugó con los equipos; Los Mochis, Navojoa y Mazatlán. Ganó 107 partidos y fue derrotado en 83; su mejor temporada en la Liga de Invierno fue en 1966-67 con 15 juegos ganados y 4 perdidos. Aparece en varios récords de los circuitos de verano e invierno, destacando un juego sin hit ni carrera en la temporada 53-54 contra el equipo Guadalajara.

Top