You are here
Home > Grande Ligas > El más grande mánager mexicano

El más grande mánager mexicano

Benjamín Cananea Reyes
Benjamín Cananea Reyes

Estar tan cerca de la miel y las hojuelas para Charros de Jalisco en la recién culminada temporada 2014 de la Liga Mexicana del Pacífico, hizo que la memoria me llevara a las grandes glorias que tuvo la novena jalisciense en otras épocas.

De inmediato el primer nombre que brincó entre los recuerdos es el de la leyenda, Benjamín Reyes Chávez, mejor conocido como “Cananea” Reyes, quien brillara con Charros y con Diablos Rojos del México en la Liga Mexicana de Beisbol.

Reyes nació en Churunibabi, Nacozari (Sonora), el 18 de enero de 1937 y falleció el 10 de diciembre de 1991. Quienes lo vieron en un diamante beisbolero cuentan, en diferentes oportunidades, que lo mismo jugaba en el cuadro que en los jardines. Pitcheaba o cubría la receptoría. Era bueno bateando y también a la defensiva, con el guante. Y mucho mejor –cuentan- corriendo las bases. Con el devenir del tiempo, su consagración la obtuvo como manejador, donde alcanzó sus grandes hazañas.

Por ello, el cronista deportivo y especialista en la pelota caliente, Tomás Morales, lo bautizó como el “Supermánager”. Su éxito como manejador de novenas fue tal que logró 14 campeonatos durante su carrera. A la fecha, ningún mánager lo ha igualado. Los expertos del rey de los deportes, en México, consideran a Reyes como el mejor mánager que ha dado México en su historia. Y es verdad, sus números no mienten. Tampoco hay alguno que se acerque a esa marca.

Quizá sus rivales directos por logros fueron José “Zacatillo” Guerrero (12 julio 1926 – 8 agosto 2009), quien tuvo como manejador una marca de 1,986 triunfos en la Liga Mexicana de Beisbol. Su segundo rival es Francisco “Paquín” Estrada Soto, quien alcanzó tres cetros en LMB y seis en LMP.

Cananea 3
Cananea Reyes y Maury Wills

 

Reyes Chávez sabía motivar a sus jugadores y enardecer a los aficionados en cualquier parque de pelota. Era todo un espectáculo. Contaba con un estilo personal único. Era de abundantes conocimientos y solía salirse con la suya. En la Liga Mexicana de Beisbol conquistó seis cetros. Uno con Charros de Jalisco (1971) y cinco con los Diablos Rojos del México (1974, 1976, 1985, 1987 y 1988).

La hoy anécdota del título de Jalisco fue de índole milagrosa, estilo película de Hollywood. Reyes levantó de la lona a sus Charros de Jalisco de tres derrotas en la final contra Saraperos de Saltillo y los recuperó para llevarlos al campeonato en la Liga Mexicana de Verano. El hecho se registra con fecha del 18 de agosto de 1971. Cabe destacar que ningún equipo a la fecha se ha levantado de un golpe semejante. Sólo Charros.

El anecdotario de dicha serie final nos recuerda que Jalisco perdió 1-13 y 3–6 en casa y como visitante 6–3. Charros ganó el cuarto, quinto y sexto juego, con pizarras de 3-6 y de 2-4, ambas en el estado de Coahuila. El sexto juego, de nueva cuenta en Guadalajara, finalizó 3-2. Así que todo se decidió en un séptimo encuentro. Los Charros ganaron por 5-1, haciéndose con ello de su segundo cetro en apenas 4 años. El primero había llegado en la temporada de 1967.

En la Liga Mexicana del Pacífico, “Cananea” Reyes logró cuatro cetros más. A Naranjeros de Hermosillo lo hizo campeón en 3 ocasiones (1974-1975, 1975-1976 y 1979-1980). Y a las Águilas de Mexicali, en una oportunidad (1985-1986). También festejo dos títulos de Serie del Caribe. Con Hermosillo en 1976. Por cierto, en el presente mes de febrero se cumplen 39 años de aquella histórica coronación para una novena mexicana en el Clásico caribeño. Diez años más tarde con Mexicali (1986), llegó el segundo para él y México.

Con siete títulos en su haber entre Liga Mexicana, Pacífico y Caribe, en 1981 “Cananea” Reyes fue invitado por Maury Wilis, mánager de los Marineros de Seattle, de la Liga Americana en las Grandes Ligas, a figurar como parte del staff de mánager de ese equipo. Incluso durante algunos juegos de esa campaña se convirtió en el mánager de los Marineros, para ser entonces el primer beisbolista mexicano que dirigió en Major League Baseball (MLB).

En la parte final de la temporada de la LMB de 1991 fue diagnosticado con cáncer y cedió su puesto a Ramón “Diablo” Montoya como mánager del México. Murió en diciembre de ese mismo año. El 20 de junio de 1992 fue elegido para pertenecer al Salón de la Fama del Beisbol Profesional de nuestro país, con sede en Monterrey, Nuevo León.

En memoria de Benjamín “Cananea Reyes”
Top