PLAYBALL TODOS SOMOS CHARROS

Gabriel
Gabriel Ibarra Bourjac – Editor de Los Peloteros

Me inicié en el periodismo gracias al beisbol. Mis primeros escritos, cuya publicación disfruté, fueron sobre el llamado “rey de los deportes”. Fue en el Periódico El Sonorense de Hermosillo, cuyo director general era el considerado mejor periodista que ha parido Sonora, Enguerrando Tapia Quijada, nacido en Cananea.

La primera gran entrevista tuve el gran privilegio que fuera a Benjamín “Cananea” Reyes en su casa de Palmar del Sol en Hermosillo. El mejor mánager sonorense en toda la historia del beisbol venía de haber llevado al campeonato a los Diablos Rojos del México y fue publicada a página entera en El Sonorense. Y así durante cerca de un año estaría escribiendo sobre beisbol y la Liga Mexicana del Pacífico. Entrevisté a Jerry Hairston, Celerino Sánchez, Sid Monge, Elliot Wills y Maury Wills, padre e hijo, este último fue mánager de Naranjeros de Hermosillo y llegó a imponer marca de robo de bases con los Dodgers de Los Ángeles.

Gratos, muy gratos recuerdos tengo del beisbol de mi inicio en el periodismo. Fue el Hermosillo de 1976-1977 con mis maestros Hilario Olea, Nacho Blancarte, José Luis Hernández, Jesús “Wendy” Durán Santeliz y Pancho Hernández Torres de subdirector de El Sonorense. Qué bella época. Tiempos de sueños. México y Sonora eran muy distintos a la época de hoy.

En 1978 mi vida cambiaría para siempre al ser seleccionado para recibir una beca y estudiar en la Escuela de Periodismo y Comunicación de la Universidad Autónoma de Guadalajara. Inmediatamente soy invitado a integrarme al periódico Ocho Columnas, donde mis guías fueron Enrique Gómez Ramírez y Tranquilino Contreras, mis dos grandes maestros a los que les tengo reconocimiento y cariño.

Llego a una gran ciudad en la que únicamente se hablaba de futbol. El beisbol era sólo amateur. Estaba la Liga del SUTAJ en San Pedro Tlaquepaque. Y ante la falta del deporte rey, frente a una nueva circunstancia, viene la reconversión obligada. Y un día aparezco escribiendo de política. Sería mi carrera en el periodismo.

Tres décadas después me encuentro la grata noticia que Charros de Jalisco ingresará a la Liga Mexicana del Pacífico, donde se juega el mejor beisbol profesional de México. Se veía muy lejos, como en los sueños. Se hace realidad. Y a disfrutar cada juego, cada jugada en la nueva casa de Charros, el Estadio Panamericano de Atletismo que se transforma en diamante y registra una serie de adecuaciones. Queda como un estadio de beisbol precioso, con una arquitectura modernista, un techo de estructura de acero, con tecnología de primer mundo, asientos y butacas muy cómodos. El alumbrado es de última tecnología, zona de baños de fácil acceso, con amplias zonas de restaurantes, áreas comerciales, sala de prensa, vestidores, con un buen lobby y la zona de palcos lujosos.

El Estadio se encuentra en una zona estratégicamente dentro del poniente de la metrópoli, junto al Auditorio Telmex y el Centro Cultural Universitario, que es el punto de los espectáculos de Guadalajara con lo que se le da un giro total, a lo que ahora se añade el beisbol profesional. El único problema que advierto es el estacionamiento del Auditorio Telmex que queda a 300 metros, ya que el de clase VIP es exclusivo para los que pagaron arriba de 16 mil pesos por butaca.

Los Charros durante su anterior incursión en el beisbol de la Liga Mexicana de Verano tuvieron como sede el Estadio Tecnológico, ubicado en la Guadalajara del oriente, un Estadio que quedó rebasado por el crecimiento de la ciudad, que se hizo viejo y tuvo que ser demolido por la UdeG, su propietaria, para construir una escuela más.

Hay que reconocerle al gobernador del Estado, Aristóteles Sandoval, su sensibilidad para entender la importancia del beisbol y brindarle el apoyo al grupo de empresarios que impulsaron esta empresa, haciendo adecuaciones al Estadio Panamericano de Atletismo para que pudiera funcionar como diamante.

La gente goza juego a juego. Hay una extraordinaria mercadotecnia para generar la identidad. Y la frase de “#TodosSomosCharros”, mejor no pudo ser, porque en futbol se le puede ir al Atlas, Chivas, Leones Negros, Tecos, pero en beisbol “#TodosSomosCharros”.

Estamos de plácemes con el retorno del beisbol a Jalisco cuando los Charros entraron por la puerta grande, despertando a una afición que existía y una nueva que está naciendo. Felicidades Charros y un reconocimiento a todos aquellos que participaron en que este bello espectáculo deportivo y tan familiar regresara a Guadalajara.
Correo electrónico: gabriel.ibarrabourjac@gmail.com

Gabriel Ibarra Bourjac
Sobre Gabriel Ibarra Bourjac 59 Artículos
Editor de Los Peloteros