Las derrotas de Malova

Malova
Mario López Valdez, Gobernador de Sinaloa.

No es la primera vez que Malova se estrella con Jalisco. Con ese estilo bravucón que lo caracteriza, juró y perjuró que Algodoneros de Guasave no saldría de Sinaloa y que Charros no entraría a la LMP, luego que Armando Navarro había logrado establecer acuerdos con el ingeniero Jaime Castro, dueño de Algodoneros en aquella época, para que se cambiara de Ciudad con la venta del equipo. Y es que el empresario sinaloense no contó con el apoyo que Malova y el Ayuntamiento de Guasave le prometieron, además de que la gente no iba a ver a sus Algodoneros.

Ya cuando la decisión estaba tomada, Malova metió el acelerador y pretendió que se diera marcha atrás a la decisión de que Algodoneros se mudara de ciudad y cambiara su nombre al de Charros. Participó en la asamblea de la LMP en Guadalajara en mayo, pero los presidentes de clubes le dijeron no. Y así fue como el beisbol regresó a Guadalajara.