You are here
Home > Opinion > Gabriel > El Impacto de Charros

El Impacto de Charros

Al ingresar Charros de Jalisco a la Liga Mexicana del Pacífico había cierto temor por parte de los dirigentes y dueños de equipos. Prevalecía la idea de que Guadalajara es una plaza futbolera y que aquí si había afición al beisbol, era muy reducida.

El tema se veía desde el aspecto de negocio, la clave para que cualquier empresa pueda subsistir. Aquí mismo en Guadalajara, los vaticinios que se hicieron fueron de que «el regreso del beisbol» sería un fracaso.

El último intento de arraigar el beisbol profesional en Jalisco lo encabezaron Guillermo y Salvador Cosío, quienes encabezaron a un grupo de empresarios jaliscienses con el equipo de Charros que participó en la Liga Mexicana de Verano.

ALGO DE RAZÓN

El pensar que Guadalajara es una plaza futbolera, asistía fundamento, considerando la fama y trascendencia del que llegó a ser el equipo más querido de México y que se le denominó «El Rebaño Sagrado», por ser un equipo integrado únicamente por mexicanos y que durante el milenio pasado logró 11 títulos resaltando «El Campeonísimo», integrado por un buen número de jugadores jaliscienses. Ser Chiva llegó a ser parte de la identidad del ser jalisciense.

Sin embargo, los tiempos cambian. Hoy las circunstancias son diferentes. La afición se fue alejando de Las Chivas, luego que el empresario Jorge Vergara decidió comprarlo y al mismo tiempo llevar a cabo una serie de cambios, empezando por sacarlo de su casa, el Estadio Jalisco, con lo que inició el divorcio con su afición. A la vez los resultados han sido tan desastrosos que el equipo pelea por no caer al abismo del descenso.

LA FUERZA DE LA PASIÓN

Ante esos pronósticos, el principal promotor del llamado «rey de los deportes» fue Armando Navarro. Su ánimo nunca decayó.

Siempre con su hermano Jorge viajaba a las Series del Caribe y los meses de octubre los apartaba para estar en los juegos de la Serie Mundial. Finalmente la perseverancia, combinada con la pasión, dio sus frutos. Armando dedicaba también parte de su tiempo para tocar puertas en las dos ligas de beisbol profesional de México: Primero, la de Verano, formada por 16 equipos, y después, en los últimos dos o tres años, había presentado su solicitud a la Liga Mexicana del Pacífico, que es la más fuerte, nivel Triple A, muy superior a la Triple A de Estados Unidos.

Como lo platica Armando, la coyuntura se dio con Guasave. El equipo le quedó grande a la gente del lugar. Durante las últimas temporadas el ingeniero Jaime Castro, quien era el presidente de Algodoneros, había invertido los ahorros de su vida para que aquella ciudad disfrutara del beisbol de la Liga Mexicana del Pacífico. La respuesta de los aficionados no era suficiente para sostener el equipo. Simplemente en el playoff no pasaban de tres mil los espectadores con boleto pagado.

EL ÉXITO ECONÓMICO

«Incorporar a Jalisco fue un gran paso en nuestra idea de expansión, ahora la LMP podrá ser vista por un mercado más grande de aficionados del occidente del país, Bajío, Centro y Sureste de la República Mexicana, uno de los objetivos de la Liga», escribió Omar Canizales, presidente de la Liga Mexicana del Pacífico.

«No era creíble que Guadalajara, la segunda ciudad del país en importancia y tamaño en México, no tuviera la opción de ver beisbol en su territorio, y gracias a ello, la LMP estuvo en posibilidad de llevarles nuestro espectáculo», apuntó Omar Canizales.

Pero la llegada de Charros a la LMP abrigaba temor de que fuera un fracaso financiero, el dar un paso en falso. La ejecutiva de la LMP, Adriana Ibarra, entrevistada por Televisadeportes.com aceptó que «este año, cuando Charros de Jalisco incursionaba en la LMP, todo era incertidumbre, pero hoy en día es una realidad, es una afición que ha respondido y que te deja satisfacciones de que los presidentes de la Liga han tomado una buena decisión de apostar por Jalisco como plaza».

Y sobre el incremento de asistencia a los parques de beisbol de la LMP en esta temporada 2014-2015, la funcionaria de la Liga reveló  que «a manera general la LMP ha crecido 22% en porcentaje de asistencia y 5% es Charros de Jalisco y el mejor promedio de asistencia es para Naranjeros de Hermosillo».

De acuerdo a datos de la propia LMP, durante la temporada 2013-2014 los ingresos de la Liga aumentaron por encima del presupuesto y por arriba del 25% de asistencia. Sumada toda la temporada (incluyendo los juegos de playoff superaron 3 millones 22 mil aficionados). En el caso de los Charros, conforme a datos proporcionados por su presidente, Armando Navarro, durante la temporada regular el número de aficionados que acudieron al estadio fueron 260 mil, pero si le sumamos los cuatro juegos de la postemporada que se han disputado en la casa de los Charros, los aficionados pasan ya los 300 mil y si Charros es finalista la cantidad puede estar entre 340 mil y 350 mil aficionados. Esta cantidad es muy alta, si tomamos en cuenta que el pasado año los campeones Naranjeros de Hermosillo llevaron al estadio a 350 mil aficionados, considerando además que el Estadio Sonora tiene una capacidad para albergar a 16 mil aficionados, y el de Charros a 12 mil.

El hecho es que el ingreso de Charros a la LMP es un éxito redondo. Como bien dice el empresario y accionista de Charros de Jalisco, el beisbol regresó a Guadalajara para quedarse. Y si es campeón, pues con mayor razón. Me despido con las palabras del mánager de Charros Juan Navarrete: «la clave del éxito de Charros es la conjunción de directiva-afición-equipo».

Le añadiría un aspecto más: la buena acogida de los medios y el apoyo firme del gobernador Aristóteles Sandoval que hicieron este sueño realidad.

Top